Perros envenenados, un problema que “la policía ignora”

perros envenenados

Después de pasear al perro subes a casa y todo parece normal, pero nada volverá a ser lo mismo. Tu compañero primero comienza a jadear, cada vez más fuerte, hasta que le cuesta respirar. Bebe agua, pero el dolor no cesa, de modo que empieza a vomitar para expulsar lo que tiene dentro y le está matando. Al no tener éxito y tras unas horas de sufrimiento, cae al suelo y comienza a tener fuertes espasmos. Finalmente, antes de que hayan pasado tres horas ya no se mueve, ha perdido la vida, alguien lo ha matado.

Esto ocurre porque hay gente que odia tanto a estos animales que se dedica a ir echando veneno por las calles con el fin de matar al mayor número posible.

“Muchos han contactado con nosotros para decir que han llamado a la policía y no les han hecho caso”

No hay cifras oficiales, pero desde No Más Muertes de Perros, una agrupación dedicada a la difusión de lugares donde se ha encontrado veneno, afirman que “cada pocos días recibimos nuevas alertas, ocurre con más frecuencia de la que la gente cree”.

El asesino de perros

Los motivos por lo cuales alguien llega a cometer un delito como este son muy variados, pero la administradora de la plataforma de difusión, Isabel Herrán, afirma que “el origen del problema proviene de los entornos rurales, donde los cazadores hacen esto mismo para acabar con los animales que les molestan durante la caza”. Este fenómeno “se habría trasladado a las ciudades por imitación”.

El caso más reciente de una condena por este delito es de Vinyols i els arcs (Tarragona), un pueblo donde se logró encontrar al responsable del envenenamiento de más de 40 animales de los cuales 19 eran perros y 10 eran gatos, además de matar a un zorro y una garduña.

“Los asesinatos de perros ocurren con más frecuencia de la que la gente cree”

Este caso se ha juzgado en 2018, 11 años después de que se cometiese el delito. Estos crímenes normalmente son muy complicados tanto de contabilizar como de investigar dado que, según Isabel, “la policía debería implicarse más en estos casos”. Según la plataforma “mucha de la gente que ha contactado con nosotros dicen que han llamado a la policía y nos les han hecho caso”.

Aunque otro de los grandes problemas para la plataforma es que este veneno al ser arrojado a las calles de las ciudades está en contacto no solo con animales, sino también con niños, que están expuestos a sus efectos nocivos. Explican que “el veneno parece chicle, parecen pastillas rosas”.

Soluciones para el problema

Isabel Herrán afirma que es un problema “muy complicado para resolver a corto plazo”, pero que hay muchas formas de mejorar la situación tanto por parte de los dueños de los perros como por parte de Gobierno y autoridades.

“Habría que regular más el mercado del veneno, cualquiera puede comprar”

Lo primero según la plataforma sería “regular más el mercado del veneno, ya que cualquiera puede comprar”. Además esto debería complementarse con mayores penas para la gente que realiza estos delitos aunque Isabel reconoce que “no existe una impunidad, las leyes existen, se trataría de endurecerlas”. Y por último respecto a las autoridades, “se podría mejorar la actuación policial para convertir estas situaciones en algo más urgente”.

Respecto a lo que se puede mejorar por parte de los dueños de los animales, básicamente la agrupación propone “ir pendiente del perro cuando paseas, entrenarle para que no coja nada del suelo y, ante la duda, llevarle inmediatamente al veterinario.” A parte, puntualizan que “algo muy importante es, en caso de encontrarte veneno, no tocarlo bajo ningún concepto porque te puedes intoxicar”.

Desde No Más Perros Muertos esperan que adoptando y fomentando estas medidas este problema puede acabar.

About Álvaro Moreno

Estudiante de 4º de periodismo en Villanueva C.U.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.