La prostitución: una guerra abierta dentro del feminismo

Prostitucion

“Se trata de un debate abierto dentro del feminismo, no hay una posición clara y apoyaremos medidas cuando el movimiento feminista llegue a un consenso sobre este tema”. Así respondía Pablo Iglesias al ser preguntado sobre su opinión respecto a la prostitución en “El objetivo” de Ana Pastor.

El feminismo está dividido, por un lado las “abolicionistas”, que defienden la total prohibición y luego están las que están a favor de una legalización, que defienden el trabajo sexual como algo legítimo.

Desde que la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, anunciase ante la prensa que su equipo había dado luz verde sin querer a la tramitación de un sindicato de trabajadores sexuales, el debate se ha elevado a toda la sociedad.

“Como miembro de un Gobierno feminista, jamás habría dado el visto bueno a esto”, decía Valerio cargando contra el sindicato recién tramitado. Con esta sentencia comenzó una guerra dentro del feminismo sobre si las prostitutas son mujeres violadas o simplemente hacen lo que quieren con su cuerpo.

“La prostitución es la mayor humillación y explotación de la mujer por parte del patriarcado”

Las prostitutas feministas

Antes de la polémica protagonizada por el ejecutivo del PSOE ya hubo otra similar en Cataluña, cuando la intersindical de Barcelona reconoció a las trabajadoras sexuales como a otras profesiones dándoles protección sindical. Una de las plataformas que formó parte de las negociaciones es Genera, una asociación “feminista en favor de las trabajadoras del sexo”.

Desde Genera explican que la tramitación de un sindicato fue “un gran paso” y lamentan que el Gobierno vaya en contra de esto ya que según la plataforma supondría un “reconocimiento reconocimiento de otros sectores laborales a las trabajadoras sexuales como un trabajo y además estar en un sindicato significa toda una legitimación a nivel social y un punto de partida para luchar por derechos”.

“Arrastrar la prostitución a la clandestinidad es dar margen a la trata”

Además, Genera critica duramente que “los empresarios del sexo a día de hoy sí pueden asociarse pero las trabajadoras no, por lo que no tienen poder de negociación y no pueden luchar por derechos básicos”.

Otro de los peligros que denuncia la asociación de la situación actual de la prostitución es “que al criminalizar la prostitución la arrastras a la clandestinidad y, por tanto, das más margen de acción a la trata”.

Pese a todo reconocen que hablar de legalización en abstracto “es negativo” ya que “hay muchos modelos de regularización que van en contra de las trabajadoras”.

Prostitución y abolicionismo

La postura radicalmente en contra de la prostitución que se ha hecho fuerte dentro del feminismo viene de lejos. El Partido Feminista, una agrupación dentro de Izquierda Unida, define este sector como “la mayor humillación y explotación de la mujer por parte del patriarcado”.

Según este partido, que marca la postura de IU, la relación entre un cliente y una trabajadora sexual no es un intercambio libre, sino “una violación”. El vídeo viral que llegó a todos los telediarios de España, “Hola Putero”, explica más pormenorizadamente el punto de vista sobre la prostitución de un sector del feminismo.

Towanda Rebels, las autoras del vídeo, explican que “la prostitución es una violación legitimada por el dinero, pero basada en una relación de poder donde la mujer es un objeto que consumen los hombres”.

(Visited 108 time, 1 visit today)

About Álvaro Moreno

Estudiante de 4º de periodismo en Villanueva C.U.

1 comments

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.