Cómo tener un cactus y que sobreviva en el intento

cactus

¿Eres un desastre con las plantas? ¿Decidiste comprarte un cactus pensando que sobreviviría, pero se te ha muerto? Carlos Soto, secretario de la Asociación de Aficionados a los cactus (CACSUMA) puede ayudarte a evitar un “cacticidio”.

Soto empezó como tú, comprándose un solo cactus: “Son plantas muy baratas y como viajaba mucho no hacía falta que estuviera muy pendiente de regarlo”. Ahora tiene alrededor de 400 cactus. Esta pasión le viene de pequeño, y a su madre en vez de pedirle por Reyes el Scalextric le pedía un pequeño invernadero para jugar con él.

Como cualquier afición, Carlos Soto fue comprando poco a poco más y más cactus y así fue coleccionándolos. Se informó en la Asociación de Cactus de la Universidad de Alcalá de Henares (ACUA). En 2016 formó con un grupo de amigos su actual asociación, CACSUMA, donde realizan exposiciones, charlas y cursos de semideros.

“Los cactus realizan la fotosíntesis al revés que el resto de las plantas, la hacen por la noche”

Cómo esquivar a la muerte

Soto explica que a cada cactus le conviene un abono diferente: “Cuando compro un cactus nuevo, lo primero que hago es cambiar el sustrato, dependiendo de si el cactus es de zonas más húmedas o más secas”.

“Un error que comete mucha gente al comprar un cactus de un invernadero es ponerlo directamente al sol”, comenta. Lo ideal es ponerlo primero en un lugar de sombra y poco a poco ponerlo al sol, así no se secará.

Otro descuido es no regar al cactus. “En verano los riego una vez a la semana -explica- y en invierno si hace mucho frío no los riego ya que con la humedad pueden entrar hongos y se pudren”.

Los cactus no son tan simples como parecen

En la cabeza siempre aparece la típica imagen del cactus verde, con espinas y de forma cilíndrica, pero existen alrededor de 2.360 especies y 177 géneros en el mundo, con la clasificación del francés Joël Lodé, un naturalista especializado en cactus.

La seña de identidad de los cactus por excelencia son sus espinas. “Las espinas no solo son defensivas -aclara Carlos- también sirven para la protección del sol y para que no se vaya el agua que acumulan”.

Las espinas son una evolución del cactus, antes eran hojas y poco a poco han ido evolucionando hasta convertirse en espinas. Por eso los cactus realizan la fotosíntesis al revés que todas las plantas, la hacen por la noche.

Si todavía tienes dudas acerca de los cuidados de tu cactus, en la página web de Cactófilos podrás ver qué tipo de cactus tienes y cuáles son los cuidados que necesita. “Siempre pensamos que el cactus es una planta fácil, pero hay que prestarle atención”, aclara Carlos Soto.

(Visited 156 time, 1 visit today)

About Irene Gómez Salcedo

Estudiante de 4 Periodismo Villanueva C.U

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.