Inuñez y la memoria de aquel zoo

Inuñez

El primer desfile del día, a buena mañana, suele ir en contra del diseñador y el cansancio del día anterior se nota. Pero Isabel Núñez, la joven diseñadora y fundadora de Inuñez, sabe cómo disimular esto. Jaulas decoradas con plantas verdes, blancas y burdeos y música de piano y arpa en directo han sido los detonantes del que ha sido uno de los desfiles más prometedores del día. Delicadeza, suavidad y romanticismo son el objetivo de la diseñadora, que alcanza gracias a apostar por el juego de mezclas como principal protagonista, y la combinación de tejidos y estilo.

Hay que contar también las historias bonitas que pasan

Una colección colorista y evocadora

Como principal inspiración, los años 40. Y la increíble historia de Jan y Antonia Zabisnki, los cuales crearon “un mundo de esperanza e ilusiones en el zoo de Varsovia. Pintaron de color las vidas de más de 300 judíos que huían de la gris y oscura ocupación Nazi”, tal y como explica en su nota de prensa. Núñez afirmó que decidió inspirarse en esa historia ya que “en la guerra solo se ve lo triste y lo trágico, y hay que contar también las historias bonitas que pasan”.

El optar por la mezcla de estampados, tejidos y colores diversos fue un acierto y afirmaba que “surgió de forma aleatoria, y que luego funcionaron bien”. Destacaron los trajes y pantalones de pinzas, las faldas -muchas faldas- o los vestidos. Las telas fluidas y con movimiento, de patrones complejos, “resultan del trabajo de piezas que simulan retales de tejidos que anudan entre sí”.

Telas finas, satén, pitón o pedrería. Cinturones fruncidos, espaldas descubiertas, aberturas y lazadas en las faldas, con detalles deshilachados y acabados desgastados se aplican para reforzar y embellecer los looks de estilo 40´s. En cuanto a los colores, de gran importancia, destacan los tonos crudos, y pasteles.

Nude, rosa empolvado, verde grisáceo, amarillo, lila o azul pastel, aportan a la colección vitalidad pese a ser una paleta de colores desgastados. Destaca el estampado de leopardos y el trench, muy presente en la colección, evocando el mundo animal del zoo.

Jan y Antonia Zabisnki crearon un mundo de esperanza e ilusiones

Una cadena de oreja a oreja, a modo de pendiente, y un grillete, a modo de choker, ambos dorados y aludiendo a los presos, son los complementos empleados por Inuñez. El calzado: unas sandalias de tela marrón desflecadas con tacón grueso de madera.

En cuanto al peinado de las modelos, la sencillez de varias trenzas deshechas que concluyen en un moño desenfadado. El maquillaje se basaba en tonos muy sutiles, destacando el pómulo, sombra de ojos anaranjada y máscara de pestañas. Todo muy natural, ya que el objetivo era resaltar el tejido, el color, y el recuerdo de aquel zoo que nunca perdió la esperanza.

Imagen: MBFWM

[La Mercedes Benz Fashion Week de Madrid, en cuv3]

(Visited 60 time, 1 visit today)

About Celia Casañé

Estudiante de 1º de Periodismo + Comunicación y Gestión de la Moda en C.U Villanueva

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.