El jardín privado de Teresa Helbig

Era uno de los desfiles más esperados de la semana de la moda. Teresa Helbig, diseñadora catalana de prestigio internacional, revolucionó la pasarela. Y es que una mujer Helbig -una helbigirl– nunca pasa desapercibida. Al igual ocurre con la puesta en escena del desfile. Pilares inclinados de césped artificial verde, por el que las modelos desfilaban, han sido las señas para la creación de un jardín “como inspiración, como lugar de juegos y como refugio”.

La colección, “Knot Gardens”, busca “homenajear a las estructuras, los nudos, la urdimbre y la trama. Lo natural y lo artificial. Lo que nace por instinto, y lo que modifica la mano del hombre”.

El resultado es delicado, aristocrático y excéntrico

Los detalles de los jardines

El tul, el glitter, las puntillas, la rafia, y el terciopelo representaron la flora. Las estrellas y las cuerdas. Colores tierra, verdes y rosas. Blancos y crudos. Trajes de chaqueta. Vestidos vaporosos, fluidos y plisados con transparencias, complementados con capotas o coronas de flores en el pelo, son la representación de una helbigirl, en el helbigarden, en el que los tejidos-joya “entroncan con el universo naturalista, botánico y colorido” de los jardines, como el traje de chaqueta de crepe blanco cuyos bordados de pedrería emulan la vista aérea de un parterre.

El uso del vidrio soplado de Murano, de porcelana, y de la cera, ha permitido crear artesanalmente flores para complementar el look, así como el calzado, unos botines de caña alta en color nude diseñados por Serena Whitehaven. El helbigarden ha corrido a cargo de Flowers by Bornay, empresa florista líder en el sector que ha aportado arte, naturaleza y cultura pop. La sorpresa del desfile ha sido la participación de la actriz Verónica Echegui.

“Una prenda con historia, que da poder para sentirte única, da seducción”

El maquillaje, de L´Oréal Paris, se ha basado en un look muy natural. Base ligera, aspecto fresco, con el pómulo ligeramente marcado, sin máscara de pestañas, y como toque final, el labio con un pequeño toque de brillo ha sido lo seleccionado por el maquillador.

“Que estén guapas”, dictaba en la hoja descriptiva del maquillaje. El peinado, el mismo para todas las modelos, consistía en pelo corto rubio y con flequillo, destacando la esencia de la feminidad. Como afirma Helbig, “el resultado es delicado, aristocrático y excéntrico”.

Ante la pregunta a Helbig acerca de cuál fue el look favorito del desfile, confesó sin dudarlo que “el look que ha cerrado el desfile: “Torre Eiffel”, con todas las cuerdas del vestido cosidas a mano”. ¿Y lo que diferencia a la firma?: “Hay algo que creo que hace al vestido una prenda. Una prenda con historia, que da poder para sentirte única, da seducción”.

Imagen: MBFWM

[La Mercedes Benz Fashion Week de Madrid, en cuv3]

(Visited 74 time, 1 visit today)

About Celia Casañé

Estudiante de 2º de Periodismo y Comunicación y Gestión de la Moda

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.