Mochilas “made in Madrid” para cooperar con Nepal

Jóvenes emprendedores madrileños

El “hambre, el inconformismo y las ganas de más” son algunos de los lemas de Hemper, una marca de mochilas para cooperar con Nepal creada por un grupo de jóvenes emprendedores madrileños.

“La idea surge a raíz de un voluntariado en Nepal con la ONG Sama Foundation, con el que quisimos seguir colaborando de una manera sostenida a lo largo del tiempo”, confiesa Carlos de Sandoval, uno de los creadores de la empresa. Además de tener una faceta comercial, esta marca innovadora está comenzando a desarrollar algunos proyectos solidarios en el país.

Estos jóvenes autónomos tratan de viajar a tierras nepalíes desde Madrid para seguir con la colaboración en iniciativas de ayuda al país. “Pese a la distancia intentamos mantener el contacto con gente del país para continuar ayudándolos en estos momentos difíciles para ellos”, explica.

Una idea que nació en las aulas

La historia de este proyecto podría ser la de cualquier estudiante: un grupo de amigos con ganas de emprender que tras acabar su carrera de Empresariales en la Universidad Rey Juan Carlos consideró que ésta podía ser una oportunidad de negocio. “Siempre habíamos tenido la ilusión de crear nuestra empresa. Cuando se nos abrió esta puerta quisimos aprovecharla: podíamos ayudar a un pueblo necesitado y además obtener nosotros algo de beneficios”, apunta Pablo, otro de los fundadores.

“Nuestros profesores nos animaban a pensar en crear proyectos”

Todos ellos hacen hincapié en la importancia de que se fomente el emprendimiento en la universidad, de cara a que más gente lleve a cabo iniciativas como la suya. “Nuestros profesores nos animaban siempre a pensar en proyectos que pudiésemos llevar a cabo en el futuro. Cuando terminamos hablamos con uno de ellos y nos terminó de convencer, pese a que en la Comunidad de Madrid no se apuesta mucho por el emprendimiento joven”, señala Carlos de Sandoval.

El cáñamo, una alternativa sostenible

Hemper fabrica sus mochilas a partir del cáñamo, un material del que se pueden obtener numerosas ventajas. “Los productos son más duraderos en el tiempo. Además, su cultivo no requiere del uso de pesticidas y el consumo de agua es mucho menor. Por otro lado, en la misma superficie se puede cultivar tres veces más que si fuesen de algodón”, comenta el joven madrileño.

Sin embargo, éste no ha estado exento de polémica durante los últimos años, debido a que en ocasiones se asocia con la marihuana. La realidad es que se trata de una alternativa sostenible para la ecología del planeta y un elemento muy útil a nivel industrial. “Cada vez más marcas se están sumando al uso de este producto y es muy habitual ver productos hechos con cáñamo”, confiesa Carlos.

“El hecho de poder crear tu futuro llama la atención”

Más allá de su apuesta por los materiales ecológicos, otro de los rasgos que caracteriza a este proyecto es la juventud de los miembros. El mayor de ellos acaba de cumplir 25 años, y el menor está a punto de hacer los 22.

Para De Sandoval, el emprendimiento de los jóvenes es un elemento vital para poder estar motivado: “Es una salida que cada vez más gente busca. El hecho de poder crear tu propio futuro es algo que llama mucho más la atención que estar contratado en algo que muchas veces no te gusta”.

(Visited 40 time, 1 visit today)

About Jose Luis Díaz González

Estudiante de 4º de Periodismo en Villanueva C.U.

Deja un comentario

*