“Cada día las cosas están peor en Siria”

abdul-haj-siria-vive

Con tan solo 15 años, Abdul Haj Taher fue secuestrado por el Estado Islámico junto con varios de sus compañeros tras ser interceptado su autobús de camino a la escuela. El joven sirio narra la situación de Siria y cómo tuvo que escapar de ese país, junto con su familia, si querían continuar con vida. Este es uno de los 22 protagonistas del proyecto universitario Siria Vive, realizado por alumnos de 4º de periodismo del Centro Universitario Villanueva 

“De repente, una familia pobre no puede conseguir nada. Pan no hay, carne no hay, frutas no hay, no había nada. Cada día la cosa iba a peor”, afirma el joven sirio. A pesar de ello, Abdul decidió continuar sus estudios en el país, con la esperanza de que la situación se revirtiera. Sin embargo no tuvo suerte, y tomó la decisión más dura de su vida.

“Tenía que irme; fue muy duro la verdad, porque cuando estás en Turquía tienes que pasar el mar y estas con tu familia, y mi sobrino tenía 6 meses. Teníamos que irnos de allí, no se podía vivir“, prosiguió Abdul.

Más de 10.000 vidas infantiles han sido arrebatadas

Tras emprender su marcha a través de Europa en busca de una vida mejor -después de cruzar el mar Egeo en barco, con una escala en la Isla de Cos-, Abdul y su familia atravesaron varios países en los que fueron acogidos como refugiados, excepto en uno. “Estuve en Grecia 9 días, fui a Atenas, Macedonia -en autobús-, desde allí hasta Serbia, andando. El peor momento que pasé fue Hungría, porque no nos aceptaban, y no nos aceptan hasta ahora. Casi nos pegan, creemos que tenían órdenes de dispararnos”, explica Abdul.

La añoranza de volver a casa

Ver tu país derruido -con el 50% de la infraestructura completamente reducida a polvo– debe sobrecoger a cualquier ser humano. Tu tierra mancillada por las prácticas de unos desalmados extremistas que aniquilan la vida allá por donde posan su mirada. Abdul lo tiene claro, volvería a Siria, pero para mejorar y ayudar a que la gente tenga una mejor vida: “Me gustaría volver, pero para construir, porque llevan 7 años los niños en Siria y no tienen colegios, no estudian”.

Más de 5,7 millones de vidas infantiles han sido afectadas por la guerra

Desde 2011, casi 3 millones de niños se han visto forzados a abandonar las escuelas, siendo 4.000 de estas destruidas por el Estado Islámico. Está claro que la guerra afecta a todos (41 batallas en total se han librado en Siria), pero sobre todo a los niños. Las cifras hablan por sí solas, más de 5,7 millones de vidas infantiles han sido afectadas por la guerra; entre ellas, 4,3 millones de niños y niñas se encuentran en Siria viviendo a día de hoy, y 1,4 millones de ellos se han convertido en refugiados fuera de las fronteras de Siria (fuente: Unicef).

(Visited 97 time, 1 visit today)

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.