“Sorprende que en Tierra Santa haya tantos mundos opuestos”

Paulina Silva es una joven mejicana de 23 años que nada más finalizar la carrera se embarcó en un proyecto de comunicación en el Visitor Center de Saxum, centro de orientación e información para personas y grupos que visiten Tierra Santa cuyo objetivo además es contribuir a la formación permanente y de vital importancia de los guías turísticos que acompañan a miles de peregrinos cada año a los lugares sagrados y que tienen un impacto significativo en la experiencia de los peregrinos. Dice no haber meditado mucho la decisión de irse un año a un país tan diferente. Silva admite que lo que más le ha sorprendido ha sido la internacionalidad y la diversidad de la ciudad e insiste en que Tierra Santa tiene muchas, muchas, más sorpresas que ofrecer.
Pregunta: ¿Por qué estudió la carrera en España?
Respuesta: Crecí leyendo libros de aventuras y mundos lejanos… Cuando llegó el momento de escoger carrera, era mi momento de poder tener mi propia aventura en un lugar completamente desconocido como lo era España, lo que me movió a irme.
P: Cuando le ofrecieron la opción de irse un año (su primer año al acabar la carrera) a trabajar a Jerusalén ¿qué es lo primero que pensó?
R: Pensé que era un regalo que no podía desaprovechar. Me lancé a aceptar sin darle muchas vueltas.
“Me quedo con la necesidad de contagiar la esperanza en este mundo”
P: ¿Qué es exactamente lo que hace allí?
R: Llevo la comunicación del Visitor Center de Saxum. Básicamente me encargo de contenidos de la web y de la redes sociales, al que sí como tomar algunas decisiones que implican la imagen de Saxum ante el público.
P: ¿Qué es lo que más le sorprendió al llegar?
R: La internacionalidad y diversidad de la ciudad. Es un lugar donde conviven un sin fin de culturas y de gente diferente. Me sorprendió cómo, dentro de un lugar tan pequeño, pueden haber tantos mundos opuestos existiendo a la vez. Jerusalén es Tierra Santa y, aunque eso ya es mucho, tiene muchas, Muchas más sorpresas que ofrecer.
“Pisar suelo sagrado todos los días es el mejor regalo”
P: ¿Qué importancia cree que tiene la buena formación de guías en un lugar como Tierra Santa?
R: Los guías sirven de portal hacia la Tierra para los peregrinos. La imagen que den es la impresión con la que se quedarán muchas de las personas que los escuchan. También, al tratarse de Tierra Santa, el transmitir información histórica tiene un impacto directo en la piedad del peregrino y, por tanto, en la profundidad que su experiencia pueda tener. Es importante porque se puede influir sobre las almas directamente. Al mismo tiempo, la formación no sólo es importante a nivel de conocimiento, importa también la manera en la que se transmite.
P: ¿Por qué cree que decidieron llevar a cabo este proyecto y no otro?
R: Porque es necesario. Tierra Santa necesita espacios donde uno pueda aprender más sobre ella y más uno que esté abierto a todo el mundo. Se eligió así también, porque no solo educa a nivel de información y de datos, si no que invita a la reflexión, invita a rezar.
“El Status Quo se lleva al pie de la letra”
P: ¿Desde allí, cómo explican a alguien de fuera el statu quo? ¿Cómo ve que se vive?
R: Lo explico como una manera de que haya orden y acuerdos  entre los diferentes religiosos dentro del Santo Sepulcro. Veo que se vive al pie de la letra.
P: ¿Cómo ha vivido los enfrentamientos?
R: Manteniéndome neutral. Tomando mucho en cuenta que el tomar lados no hace más que contribuir a la separación. Hay que entender ambos lados de la historia y, en la medida de lo posible y aprovechando la ajenidad al tema, buscar ser fuente de unión y de esperanza.
P: ¿Qué es lo que ha aprendido de la cultura de allí?
R: Hay más de una cultura y precisamente por eso he aprendido sobre la paciencia ¡para intentar comprender tantas diferencias sin volverme loca!
“Irse a cualquier lado que rompa los esquemas te hace crecer como nada”
P: ¿Con qué se quedaría?
R: Por un lado, repito una idea: la de la necesidad de contagiar esperanza en este mundo. Aunque sea en pequeñas dosis y cada uno en la parcela de tierra que nos toca, eso es lo que hará de poco en poco que la humanidad vaya a mejor. Por otro me quedo con toda la gente que he tenido la oportunidad de conocer de quienes he aprendido tanto. Y Claro, la enorme suerte de vivir en la tierra de Jesús. Es el regalo más grande el poder pisar suelo sagrado todos los días. Eso es algo que me queda claro que voy a agradecer por el resto de mi vida.
P: ¿Recomendaría la experiencia a alguien que acaba de terminar la carrera?
R: ¡Cien veces sí! Ya se trate de Jerusalén o de cualquier otro sitio que rompa nuestros esquemas, el estar en un lugar tan lleno de retos te hace crecer como nada. Te conoces a profundidad y te das cuenta de que eres capaz de más de lo que creías. El mundo está ahí afuera y está para conquistarse… yo animo a cualquiera a que de atreva a ir a por él.
(Visited 45 time, 1 visit today)

Deja un comentario

*