“A mí asócienme con García Márquez, no con Pablo Escobar”

El periodista Álvaro Hernández estudió en la Universidad de Los Libertadores en Bogotá, Colombia. Desde entonces lucha cada día contra las injusticias de este mundo, consciente de la labor que supone informar a los ciudadanos y más en un país como Colombia.

Activo en las redes sociales Facebook y Twitter, también tiene un programa de radio que lleva 14 años en el aire, conocido como Todo Noticias Latinas (90.1). En una pequeña charla de camino a su casa hablamos de cómo ha cambiado la firma del tratado de paz en Colombia, la corrupción y la gran tensión política que vive actualmente el mundo, que ve con mucha preocupación. Se muestra distendido, sencillo, cercano y con un imponente tono de voz se dispone a iniciar la entrevista

Vida y recorrido

Pregunta: Usted llegó de Colombia hace diecisiete años, ¿por qué España y no otro país?

Respuesta: Primero por el idioma y segundo porque era escoger entre Estados Unidos y España, en ese entonces era difícil imaginarse ir a Reino Unido, Francia, Alemania… y entre esas dos opciones prefería España puesto que no exigían visado en aquel entonces. Otra razón de peso por las que decidí mudarme aquí fue porque los canales españoles que yo veía desde Colombia como TVE siempre me habían generado gran admiración, además de que me encantaba ver Sánchez Dragó y Celia Villalobos, que eran personajes referentes en su momento.

“Desde Colombia, TVE me había generado gran admiración”

P: ¿Cómo fueron sus inicios? Cuéntenos cómo empezó su carrera en los medios de comunicación.

R: Tan pronto me gradué presenté una entrevista en un periódico de ciudad referente en ese momento. En esa entrevista supe que no sabía nada, me fue fatal y fue ahí donde yo me contrasté con los conocimientos que yo había adquirido en la universidad. Supe que tenía que trabajar mucho más porque no podía aspirar a un trabajo como redactor puesto que me faltaba mucha práctica. Entonces fue ahí cuando apareció un periódico pequeño en la población de Cartago y me fui a trabajar allí a cambio de casa y comida. Era un periódico sencillo, elemental pero que al final significó la oportunidad de empezar a escribir, manejar los géneros, de aprender a diseñar… ahí me di cuenta de que, primero, había salido con muy pocas bases y, segundo, que tenía que aprovechar lo que más pudiera ese pequeño periódico.

P: ¿Qué temas aborda Todo Noticias Latinas, su programa de radio?

R: El programa dura tres horas, empieza a las 8:00 a. m, y todos los días se inicia con un comentario (ha sido así durante los 14 años en el aire de los 17 años que llevo aquí) y en ese comentario se habla desde la vida en otros planetas y lo importante que es adentrarse en esos mundos, hasta el tema de las pensiones, la política doméstica, Latinoamérica, ver el análisis sobre los sistemas presidencialistas o la monarquía parlamentaria de aquí… en fin temas de coyuntura pero siempre muy personalizados porque al fin y al cabo es un comentario. Luego vienen las noticias hasta las 9:20, en la que se hace un recuento informativo de lo último que ha acontecido en América Latina, continente que produce demasiada información, llegando incluso a lo caótico en países como Venezuela, Perú con el problema de Odebrecht… en fin informaciones que se producen todos los días y que son de una trascendencia grande para una audiencia a la que nos dirigimos, mayoritariamente suramericana. Después, a partir de las 9:20 de la mañana se entrevista a personajes importantes, y llegando a un momento del programa tenemos asesoría jurídica con un abogado que durante 15 minutos responde en vivo a preguntas de los oyentes. Finalmente, los últimos 40 minutos del programa improvisamos siempre con la ayuda de la audiencia, sin ningún tipo de censura, esto hace que nuestro programa sea distinto de otro.

La profesión periodística en Colombia

P: Sabemos que es difícil que un periodista logre la objetividad, ¿cómo lucha usted para tratar de ser lo menos subjetivo posible?

R: Yo no lucho con eso, yo no soy objetivo y ni lo quiero ser ni lo voy a ser, por ejemplo, ahora que estamos en elecciones siempre le digo a la audiencia por quién voy a votar (que es verdad que el voto es secreto) pero siempre lo digo. No me cuido de expresar mis opiniones o mis pareceres y eso puede parecer un acto irresponsable pero no consigo otra forma de ejercer el periodismo.

P: ¿Cómo considera el periodismo en Colombia en comparación con otros países?

R: El ejercicio del periodismo en Colombia está muy ligado a la evolución de las nuevas tecnologías. En ese sentido Colombia es un país que siempre ha estado en continuo desarrollo. La radio por satélite, por ejemplo, empezó hace muchos años, ante la imposibilidad de tener antenas de tierra puesto que la mayor población se encontraba en las zonas altas. A nivel tecnológico, Colombia por lo tanto está bien, el problema es a nivel estructural de la práctica del periodismo que está muy condicionado a los grandes medios en este caso privados, y a esa forma que se tiene de concebir el periodismo dentro de un país del que cinco familias son dueñas de todo. Cabe decir, además, que varios periodistas que han sido muy individuales, se han quedado solos a la hora de sacar a la luz grandes problemáticas como el narcotráfico o la corrupción y por lo tanto han terminado muertos, desprestigiados o incluso manipulados. Por ello, no hay una identidad de gremio como tal.

“En el periodismo colombiano no hay una identidad de gremio como tal”

P: La firma de la paz ha dado mucho de qué hablar en los últimos meses, ¿qué opina usted de que en Colombia se haya firmado dicho tratado?

R: Los acuerdos de paz yo creo que son uno de los legados que deja Juan Manuel Santos (y que va a pasar a la historia) teniendo en cuenta que se realizó un plebiscito en el que salió perdiendo el “sí” y ganó el “no”, algo que es de locos puesto que se suponía un paso importante en el país. Pero la guerra no solo era el problema, sino la guerra entre nosotros mismos, entre el uribista que se enfrenta petrista, derecha contra izquierda… es un país violento y eso no lo podemos desconocer. El tema de la paz nos toca ahora a nosotros como ciudadanos que somos.

P: ¿Qué imagen cree que se tiene de Colombia en el mundo?

R: Yo siento que cada vez mejor porque, a pesar de todo, es un país con personas que tienen gran inventiva, y con una gran calidad humana. Cabe decir que Colombia ha sido un país malamente administrado y si eso pudiera cambiar podría llegar a ser un país maravilloso. Pero sí creo que la imagen ha cambiado mucho gracias a los cantantes, deportistas… y está claro que quien se encuentra a un buen trabajador colombiano “se ganó la lotería”.

P: ¿Qué daño ha hecho la vinculación de narcotráfico a Colombia durante las últimas décadas?

R: Todo, todo… nosotros hemos sido un narco estado, el narcotráfico se dio el lujo de matar a candidatos a la presidencia, exterminar partidos políticos como la Unión Patriótica, asesinar a humoristas como Jaime Garzón… el narcotráfico dañó las conciencias, quitó los límites de lo deseable, permeó la política, las instituciones, la Presidencia de la república… además, el padre de Álvaro Uribe Vélez (expresidente) era un narcotraficante conocido e incluso toda la familia Uribe y su fortuna son producto del narcotráfico. En fin, el narcotráfico puso presidentes y lo contaminó todo.

El narcotráfico puso presidentes y lo contaminó todo

P: ¿Comparte la indignación por la mala imagen que la serie “Narcos” proyecta sobre el país?

R: No, no lo comparto, de hecho, no me parecía lógico y más aquella gente que se rasgaba las vestiduras por el tema de “Navidad Blanca” en la valla publicitaria que colocaron en Sol. Primero que todo, en ningún momento decía Colombia y segundo si la gente se indigna es porque tienden a asociar Colombia con el narcotráfico. A mí asócienme con Gabriel García Márquez, Juanes, Shakira, Nairo Quintana… asócienme con este tipo de personajes, pero no me asocien con Pablo Escobar, puesto que yo no me asocio a ello… entonces este tema a mí me da igual.

La crisis del periodismo y las Fake News

P: No son buenos tiempos para el periodismo. Cualquiera puede decir algo que es falso, y sin comprobar su veracidad conocido como las fake news. ¿Cuál creería usted que es la mejor herramienta para combatir esto?

R: La educación, la educación es la mejor herramienta para combatir todo, pero en concreto este tema es la educación sin lugar a dudas. El problema es que en los colegios no forman una actitud crítica, tampoco se tiene un sistema crítico, no hay profesores críticos, ciudadanos críticos… La crítica es la gran damnificada de estos tiempos, si hubiese la posibilidad de la crítica no estaríamos como estamos. Es más, yo critico para que se mejore algo y una vez conseguido dicho objetivo, debo de seguir al tanto.

(Visited 120 time, 1 visit today)

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.