“En el Ramón y Cajal velamos por la humanización del paciente”

El doctor Agustín Utrilla López, especializado en Cirugía Vascular, es el actual director médico del Hospital Universitario Ramón y Cajal, situado en la zona norte de Madrid, el cual se inauguró en octubre de 1977. Acaba de cumplir, por tanto, su 40º aniversario.

Pregunta: ¿Cuándo supo que quería dedicarse a la medicina? ¿Y por qué eligió la especialidad de Cirugía Vascular?

Respuesta: He querido ser médico desde que era muy pequeño. No había antecedentes en la familia y es algo que me llamó la atención desde el primer momento. Quizás tuvo que ver la muerte de mi hermana pequeña cuando tenía dos años a causa de una enfermedad de corazón.

La especialidad la descubrí cuando viajé a Boston con una beca al acabar la carrera. Una vez allí yo tenía pensado elegir Cirugía Cardiovascular, pero un residente me descubrió esta Cirugía Vascular (que en España aún era muy joven), y me enamoré de ella. En el 1978 fue reconocida oficialmente, y al volver de Boston me presenté al MIR y saqué la primera plaza de residente que este centro ofrecía para formar cirujanos vasculares.

P: ¿Cuánto lleva trabajando para el Ramón y Cajal?

R: El día 24 de febrero de este año ha hecho 35 años desde que empecé como residente, hice aquí mi especialización y me quedé. Estuve muchos años en la asistencia, y tras un tiempo entré a la dirección.

P: ¿Cómo llegó a su puesto actual?

R: Fue una cosa inesperada. Hace unos 10 años empecé a hacer guardias de jefe de hospital por las noches, que es la persona que en ausencia del equipo directivo se encarga de gobernar el hospital, tomar las decisiones etc. Por interés personal y a la vez que hacía las guardias, me matriculé en un máster de Dirección de Hospitales por la Universidad a Distancia, y a los dos años de acabar el máster, hubo ciertos cambios en el hospital. El anterior gerente saltó a la política, pasó a ser el viceconsejero, y posteriormente, el consejero de Sanidad y dejó un hueco para la llegada del gerente actual, Juan José Equiza. Al muy poco de llegar él, mi predecesor, el doctor Daniel Álvarez Cabo, también dio un salto a la política, presentándose a las elecciones por Ciudadanos. Por tanto, el puesto quedó vacante y el gerente nuevo estimó que alguien de dentro debía de hacerse cargo del hospital.

P: Respecto a la asistencia al paciente, ¿con cuántos profesionales cuenta el hospital? ¿Médicos, residentes…?

R: Desde el punto de vista estrictamente médico, este es un hospital con una plantilla algo recortada en comparación con otros hospitales de Madrid, y es un tema en el que llevamos tiempo luchando para mejorar. En estos momentos tenemos una cobertura de un área muy grande, concretamente 574.000 pacientes en nuestra área, aunque actualmente en la Comunidad de Madrid tenemos una de Libre Elección por la cual cualquier paciente, aunque no sea de nuestra área de influencia, puede solicitar asistencia. Para atender a estos pacientes tenemos 826 médicos en la plantilla, 429 residentes, 1.300 enfermeras y luego una serie de auxiliares, personal administrativo, personal de servicios etc., que vienen a completar una plantilla total de unos 5.800 trabajadores en el hospital.

P: En relación con el Departamento de Investigación, ¿qué es lo que se hace en él?

R: Este hospital es muy activo en cuanto a la investigación, la cual está vinculada al Instituto Ramón y Cajal de Investigación Sanitaria (IRYCIS). Es una alianza que está formada por el propio hospital, su Fundación de Investigación Biosanitaria y las tres más grandes universidades de Madrid, que son la Universidad Autónoma, la Universidad Complutense y la Universidad Alcalá de Henares, esta última con vinculación docente con este centro. El IRYCIS integra 28 grupos de investigación que están estructurados en cinco áreas: el área de Neurociencia, el área de Microbiología, Inmunología e Infección, el área de Enfermedades Crónicas y Cáncer, el área de Epidemiología y Tecnología Sanitaria y el área de Cardiometabolismo y Patología de Sistemas. Esto nos da pie a publicaciones, ensayos clínicos, líneas de investigación diversas etc.

P: ¿Qué ofrece la Unidad de Docencia a los profesionales que quieran especializarse?

R: La Unidad de Docencia también es muy activa, y es independiente del área de Investigación. Tenemos un grupo liderado por una oncóloga adjunta a la gerencia en Gestión del Conocimiento y un reumatólogo que es el Jefe de Estudios. La Unidad de Docencia tiene varias formas de relacionarse en el desarrollo de la especialidad, la primera es antes de que los jóvenes médicos pertenezcan a este centro, ya que es muy activa en cuanto a captación de talentos. De manera repetida quedamos en el primero, y a veces segundo puesto (pero no nos gusta quedar en el segundo) del top 100, es decir, de los 100 mejores residentes en España, doce o trece, a veces catorce, eligen este hospital para formarse. Y eso es debido a que la Unidad de Docencia hace unos cursos donde se muestra a los recién graduados en el MIR las opciones que tenemos en el hospital, que salidas profesionales tienen en el futuro…

Posteriormente, la Unidad de Docencia hace un seguimiento próximo de los cuatro o cinco años de residencia (dependiendo de la especialidad que se trate) de todo el proceso de formación y una evaluación de la capacitación que el residente tiene, para saber que efectivamente se está formando. También, desde hace dos años, hemos desarrollado un proyecto de retención del talento, por el cual se intenta que los residentes se queden en el centro en base a contrataciones mixtas que hacemos entre el hospital y la Fundación de Investigación (con becas y demás) desarrollando proyectos de mejoras para el hospital.

P: Hablando de números en términos generales, ¿cuántos pacientes se atienden al día en el hospital? ¿Cuántas urgencias de media suele haber?

R: Esto son unas cifras un poco sorprendentes.

Se calcula que por el hospital transitan entre 16.000 y 18.000 personas

De estas personas, 5.800 somos los propios trabajadores, hay acompañantes, hay proveedores etc. El número de enfermos que se ve cotidianamente no es absolutamente constante, pero de manera genérica los datos son 1 millón de consultas al año, 35.000 cirugías al año y en torno a unas 150.000 urgencias al año, siendo diarias unas 450.

P: ¿Cómo están las listas de espera?

R: Las listas de espera son uno de los principales problemas de la Sanidad Pública. La demanda es creciente, el acceso de los ciudadanos también lo es, y en eso empleamos muchos recursos. Tenemos los llamados “pactos de gestión”, es decir, nosotros con nuestros propios profesionales hacemos actividad fuera de horas y a fecha de hoy, se puede decir que el hospital trabaja en turno de mañana, tarde y noche. Estamos operando en muchos quirófanos por la mañana y por la tarde, las pruebas diagnósticas (como el TAC o la resonancia) funcionan de lunes a viernes, y también los sábados y los domingos, todo esto siendo técnicas programadas. Todo ello en un intento de que el tiempo que esperan los ciudadanos sea el menor posible.

Ha mejorado mucho la lista de espera quirúrgica en los dos últimos años, concretamente en el año 2017 disminuimos (con respecto al 2016) un 23% la lista de espera quirúrgica en términos globales. Los pacientes en lista de espera estructural, que son aquellos cuya responsabilidad de demora es de un máximo de 170 días, ha bajado un 65% y los pacientes con rechazo de derivación, que son aquellos pacientes a los que se les ha ofrecido salir del centro para realizar su cirugía ha bajado en casi un 89%.

En términos globales, estamos en torno a 5.000 pacientes en lista de espera quirúrgica y unos 30.000 pacientes en espera de su primera consulta.

P: Respecto a las camas y los colapsos, ¿de cuántas dispone el hospital?

R: La valoración que se hace a veces respecto a los colapsos hospitalarios o de hospitales saturados se suele vincular a una cierta tendencia de los hospitales modernos a reducir el número de camas. Los hospitales de hoy en día, y en este desde luego, no estamos escasos de camas de hospitalización, de hecho, que no haya camas para ingresar es un hecho totalmente puntual. Puede suceder dos días al año, en reajustes en épocas vacacionales, de verano, de Semana Santa… Pero no una falta dramática. El motivo es que este hospital hace 35 años tenía casi 1.300 camas activas, y ahora tenemos 891, pero había muchas patologías que requerían de largos ingresos de los pacientes que actualmente no lo requieren. Ahora hay mucha cirugía que se realiza de forma ambulatoria, las estancias son mucho más cortas, y eso permite tener más espacio para la hospitalización.

Hace 35 años casi todo el hospital tenía habitaciones de tres pacientes, las cuales ya no existen. Cada vez que conseguimos tener menos necesidad de volumen de cama, lo que hacemos es mejorar el confort de los pacientes, con habitaciones de dos o de uno sólo. El objetivo futuro es que las habitaciones sean todas individuales. Por otra parte, otro problema que vamos a tratar de resolver en los próximos meses es respecto a las camas de críticos, de las cuales el hospital posee 57.

P: Respecto a las remodelaciones estructurales, ¿qué clase de obras se están realizando en estos momentos en el Ramón y Cajal?

R: En ese sentido, queremos mejorar todas aquellas cosas que nos están faltando. Queremos mejorar el confort de los enfermos, velamos por la humanización como así hace la Consejería, de hecho, recientemente una dirección general ha sido transformada en Viceconsejería de Humanización. Tenemos un proyecto que ya se ha iniciado, el de la demolición de los antiguos quirófanos de Urgencias, en la planta -2, la cual se puede acceder desde la calle. Aquí es donde vamos a agrupar todo el hospital de día, es decir, los tratamientos de quimioterapia, pacientes tumorales etc. Al lado de ellos vamos a hacer una unidad multidisciplinar de Endoscopia, para agruparse todas en un mismo sitio en vez de en múltiples localizaciones. Queremos trasladar la UVI médica veterana que poseemos de 14 camas a la planta 5º, justo en el corazón del hospital, y pasará a tener entre 24 y 26 camas, lo cual hará disminuir el problema de pacientes críticos.

Y queremos culminar también una obra que tenemos a medio acabar, en la planta 1º derecha están la mitad de los quirófanos y en la planta 1º izquierda queremos juntar todos los demás que tenemos en el centro, agrupando así 32 quirófanos todos juntos (a excepción de los quirófanos pediátricos). Tenemos un proyecto de quirófanos híbridos, y otro de tecnología robótica.

(Visited 154 time, 1 visit today)

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.