Fernando Lázaro: “La llamada al bar Faisán fue un atajo del Estado”

4 de mayo de 2006. El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero estaba en plena negociación con la banda terrorista ETA para alcanzar un cese de la actividad terrorista definitivo. Alfredo Pérez Rubalcaba ocupaba el cargo de ministro del Interior, y como mano derecha tenía a quien fuera secretario de Estado, Antonio Camacho. El citado día se produce una llamada al bar que da nombre al caso, el bar Faisán, en Irún, uno de los lugares de encuentro de ETA y su aparato extorsionador. La llamada, aún sin autor oficial, provocó una estampida de los terroristas allí presentes minutos antes de que la Policía llegase al bar para llevar a cabo una de sus operaciones contra ETA. ¿Quién dio el chivatazo?

El Mundo, tras la X

La conocida X, aún sin nombre propio, pertenece al Gobierno de Zapatero. Fernando Lázaro, periodista de investigación del diario El Mundo y experto en el ‘Caso Faisán’, asegura que “el chivatazo fue un atajo del Estado para alcanzar un acuerdo con ETA, y un atajo supone vulnerar la ley. Los periodistas tenemos que denunciarlo”. El caso, ahora reabierto por el juez José de la Mata, se resume en “funcionarios públicos que dieron información de una investigación policial a etarras que estaban siendo perseguidos”.

“Hubo mucho silencio en el periodismo durante la investigación del caso”

Lázaro fue uno de los pocos periodistas en España que decidió meterse de lleno en la investigación, después de que le llegase una información de la Audiencia Nacional. Tras comprobar la veracidad de lo recibido y acordar con el entonces director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, que investigarían sobre el chivatazo, Lázaro comienza una investigación que “en muchos casos chocó con la de la Policía porque el objetivo era el mismo”.

La mayoría de medios, con el Gobierno

Pocos fueron los medios que investigaron el caso. “Hubo mucho silencio en el periodismo” asegura Lázaro, “porque los medios tomaron posición política. En aquel momento todo apuntaba a que el Gobierno de Zapatero era el autor del chivatazo y había un posicionamiento muy claro de los medios a favor de la negociación con ETA”.

El ‘Caso Faisán’ se mantiene aún en incógnita. Los dos condenados por la Audiencia Nacional, Enrique Pamiés, jefe superior de la Policía del País Vasco, y José María Ballesteros, inspector jefe de la Policía, fueron además inhabilitados para empleo o cargo público siendo, según la justicia, autores materiales de un delito de descubrimiento y revelación de secretos. Según Fernando Lázaro, “la justicia ha actuado bien, creo que la política ha actuado mal y el estado ha actuado cojo. Con un terrorista no se negocia. ¿Negociar con alguien que ha matado? Es un auténtico disparate”.

(Con información de Marcos H. de la Morena)

(Visited 96 time, 1 visit today)

About Diana Fernández

Estudiante de 4º de Periodismo en Villanueva C.U.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.