Università Cattólica del Sacro Cuore de Milán, un mundo de oportunidades

El Centro Universitario Villanueva ha recibido la visita de Gloria Lupo Pasini, de la Università Cattólica del Sacro Cuore de Milán, para explicar a los alumnos los programas de estudio que ofrece, presentar la ciudad y sus alrededores y resolver las dudas a aquellos estudiantes que quieran cursar parte de su grado e incluso su post-grado en el extranjero y animarles a que den el paso.

La universidad está ubicada en el casco antiguo y data del año 1921. Anteriormente fue un monasterio, que pasó a ser un hospital durante la Segunda Guerra Mundial. Es una mezcla entre un museo y clases universitarias; tiene desde actuaciones, pasando por danzas y pinturas expuestas.

El campus de Milán cuenta con más de 27.000 estudiantes

El campus de Milán es el principal y más extenso de todos. Hay otros cuatro ubicados por el resto de Italia (Brescia, Roma, Piacenza-Cremona y Campobasso), lo que la convierte en una de las universidades privadas más grandes de Europa y la universidad católica más grande del mundo.

“Tenemos alumnos de todos los continentes, así que es una gran experiencia y oportunidad”

Como cabe esperar, dentro de ese gran número de estudiantes, hay una importante cantidad de alumnos que vienen del extranjero y que cursan en alguna de las hasta doce facultades con las que cuenta el campus. Es, como contaron en la presentación, una gran ocasión: “Tenemos alumnos procedentes de todos los continentes, así que es una gran experiencia y oportunidad”.

Se presentan dos métodos de estudio, ya sea un semestre o un año completo, impartidos tanto en italiano como íntegros en inglés, dependiendo del formato elegido. Se suelen escoger entre cuatro o cinco cursos académicos y después se convalidan los créditos con Villanueva C.U. Las aulas dan cabida a 30-40 estudiantes e incluyen, como parte de sus programas, charlas de invitados especializados en los distintos campos que cursarán los alumnos, visitas a las áreas de trabajo y prácticas de primer nivel con gran despliegue de medios, lo cual ofrece una mayor visibilidad y oportunidades a nivel profesional y curricular.

Ejemplos como los programas de “Año Internacional” de estudios de grado y posgrado en el extranjero, organizado por el Centro Universitario Villanueva, nos cuentan historias de éxito como ocurre con Luis Belart, antiguo alumno de EBS y Derecho que tuvo la oportunidad de formar parte de un prestigioso bufete de abogados al acabar la carrera.

Las ventajas del ‘Internship Program’

Existe también la posibilidad de compaginar los estudios con un programa totalmente práctico, que incluye clases de aprendizaje de italiano. Estas clases tienen una duración media de tres meses (120-150 horas), salvo que se haya cursado un semestre completo en cuyo caso, rondan las 240 horas. Se puede realizar también en inglés, pero se recomienda hacerlo en italiano porque permite aprender un nivel medio de comprensión y diálogo que no se obtendría de otro modo. Como la universidad está en Italia, no todos los alumnos hablan inglés.

“Como europeos tenéis mayor facilidad de aprender idiomas, sacad provecho de ello”

La experiencia tiene muchos puntos positivos, ya que en primer lugar el alumno aprende a defenderse con el idioma y conoce a un mayor número de estudiantes internacionales, lo cual les introduce al estilo de vida milanés. No es un curso de idioma largo, supone dos semanas de intensivo y tras ello queda el resto del tiempo libre para los alumnos. “Vosotros, como europeos, a diferencia de los americanos, tenéis mayor facilidad de aprender idiomas, sacad provecho de ello”, explicó Gloria Lupo Pasini.

(Con información de Pablo Torres)

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.