La seguridad, mucho más que un macetero

La inseguridad es la quinta preocupación para los madrileños, según la última Encuesta de Calidad de Vida y Satisfacción con los Servicios Públicos de la Ciudad de Madrid, realizada por el Ayuntamiento. Una preocupación que se ha visto incrementada entre el conjunto de la población por motivos como el terrorismo. Los atentados acontecidos durante el último año en países como Alemania, Francia y España han disparado las alarmas, tanto entre la gente en las calles y líderes políticos como en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. (*)

El despliegue se lleva a cabo por parte de la Policía Municipal y Nacional, así como por los servicios de emergencia. Se inició el protocolo el día 1 de diciembre de 2017 y permanecerá activo hasta el próximo día 7 de enero de 2018 y afectará a los vehículos a motor.

“Puede ser disuasorio, pero seguro no lo sé, seguros no estamos nunca”

Tras los atentados de Barcelona, se colocaron bolardos y maceteros en las principales vías céntricas de la Comunidad de Madrid, para tratar de evitar una situación similar en la capital. Para los ciudadanos, no obstante, no es más que un elemento de disuasión y no creen sentirse realmente seguros ante la posibilidad de un repentino ataque terrorista: “Puede ser disuasorio, pero seguro no lo sé, seguros no estamos nunca”, comentaba uno de los entrevistados.

“No debemos detenernos contra el terrorismo”

Ese mismo parecer, en referencia a no sentirse seguros, lo comparten una gran mayoría de los madrileños, pero no sólo ocurre entre los españoles. También los visitantes que llegan a la ciudad desde el extranjero ven necesaria la medida, pero no suficiente, al considerar que no neutraliza la posibilidad de un ataque terrorista, ya que aparte de ese, se han visto otros métodos. Sin embargo, el pensamiento es el mismo entre todos: “No debemos detenernos contra el terrorismo”.

Para un análisis más a fondo de la situación reciente en la lucha contra el terrorismo yihadista, Manuel González, teniente coronel de artillería del Ejército de Tierra, hace un repaso por algunos de los aspectos más relevantes de este grupo radical.

Según fuentes de la Dirección General de la Policía Municipal de Madrid, se aplicarán medidas cautelares y específicas durante las Navidades, tales como restricciones y controles de acceso y velocidad en el tráfico, por determinados puntos de la ciudad y las principales áreas de tránsito por el centro de la capital.

Restricciones al tráfico

Se limitará el acceso a los vehículos de motor a las siguientes calles, con la excepción de aquellos que se encuentren autorizados para circular por las mismas, ya sean residentes, servicios de emergencia y traslado de enfermos, motos y bicicletas, transporte público, VTC, carga y descarga debidamente autorizada, etc.

En las áreas de Gran Vía, desde la Plaza de España hasta su confluencia con la Calle Alcalá, la calle Atocha, desde la Glorieta de Carlos V hasta la Plaza de la Provincia, y la calle Mayor, en ambos sentidos desde Bailén a Puerta del Sol.

Además, en las fechas indicadas, de 11 a 23 horas y por motivos de seguridad, los vehículos de más de 3.500 kilogramos de masa máxima autorizada (MMA), destinados para el transporte de mercancías o personas tendrán prohibido circular por la calle Gran Vía. El trayecto, de nuevo, incluye desde la Plaza de España hasta su confluencia con la calle Alcalá, salvo vehículos debidamente autorizados.

Carriles y velocidad en la Gran Vía

Desde el 1 de diciembre de 2017 al 7 de enero de 2018 (ambos incluidos) la Gran Vía cuenta con 2 carriles para cada sentido de circulación, quedando el resto de su sección, tanto la calzada actual como la acera, para su uso peatonal.

Además, se implantará un carril reservado bus-taxi-moto de manera provisional en el carril de circulación más próximo a la zona de peatones, donde se efectuarán las paradas de autobús, habilitándose accesos en determinados puntos. Además, la velocidad máxima del tráfico rodado, durante el periodo indicado, se limitará a 30 kilómetros por hora. Se recomienda a la ciudadanía limitar la circulación por la Gran Vía, y utilizar como itinerarios alternativos de largo recorrido la M-30 y M-40.

Controles de acceso

Se contará con un dispositivo especial de Policía Municipal y Agentes de Movilidad que establecerán controles al paso y circulación, en los puntos previos a las zonas restringidas que podrán ser ampliados, modificados o reducidos en función de las necesidades de regulación.

Los días 4, 11, 12, 13, 14, 18, 19, 20 y 21 de diciembre de 2017 está previsto que los vehículos a motor puedan circular libremente tanto por Gran Vía como por el resto de calles restringidas. No obstante, por parte del Ayuntamiento de Madrid se recomienda la utilización del transporte público para acudir al centro en Navidades.

(Con información de Alex Ber Prais)

(*) Este artículo forma parte del proyecto de los alumnos de 4º de Periodismo de Villanueva C.U. para abordar informativamente las principales preocupaciones de los madrileños. Vea aquí el resto de las informaciones 

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.