Pre-parados: “Soy un arquitecto reconvertido a taxista”

pre-parados

“Soy un arquitecto reconvertido a taxista”, responde José Manuel cuando se le pregunta cómo se describe. Terminó la universidad en 2008 y, aunque intentó buscar un trabajo relacionado con su carrera, no lo consiguió.

Estudiar arquitectura para trabajar como taxista no pasa por la mente de muchos, sin embargo, es una situación que, hoy en día, no sorprende.

Más de la mitad de los trabajadores están sobrecualificados para el puesto que ocupan

La crisis económica ha hecho que en España aflore un nuevo concepto: los pre-parados. Personas que tras estudiar su grado universitario no han encontrado trabajo y, tomando la decisión de no emigrar, han decidido optar por una de dos salidas: trabajar en algo que no es “lo suyo” o seguir formándose.

La necesidad de sobrecualificarse

Según datos del sindicato UGT, 2,5 millones de trabajadores están empleados en un sector distinto al de su formación académica.

“De momento, estoy tranquilo porque al menos tengo algo, tengo la suerte de tener por lo menos un negocio, que al fin y al cabo me da de comer a día de hoy”, comenta José Manuel, que agradece su trabajo como taxista aunque reconoce que fue una decisión motivada por la necesidad.

La plataforma de Asempleo analizó este fenómeno cada vez mas común entre los españoles. El estudio concluyó que más de la mitad de los trabajadores están sobrecualificados para el puesto que ocupan y este porcentaje se eleva casi hasta el 70% en el caso de los más jóvenes.

2,5 millones de trabajadores están empleados en un sector distinto al de su formación

Es el caso, también, de Francisco Sánchez de Vivar que estudió marketing y gestión comercial en ESIC. Estuvo trabajando un tiempo pero no cuajó. “Me prometieron el oro y el moro pero luego no era como me lo habían vendido”, argumenta. Decidió seguir formándose y en la actualidad está haciendo un Máster en posicionamiento SEO y SEM.

Esta es la realidad que afrontan muchos españoles que se enfrentan a ese 18% de paro. Españoles que han decidido no emigrar y que luchan por abrirse un hueco en un mundo laboral cada vez mas complicado, ya sea aumentando su formación o buscando trabajo en un sector completamente distinto al suyo.

Una elección a la fuerza

“Estando en la universidad no eres consciente realmente de cómo está el mercado laboral. Vas siendo consciente una vez vas terminando”, asegura José Manuel mientras insiste que algún día, cuando le salga una buena oportunidad, volverá a intentarlo con la arquitectura, “esto es una opción que he tomado porque necesitas una estabilidad económica para poder vivir“, aclara.

“Yo a alguien que está preparado en cuanto a la experiencia de universidad y que luego está en paro, le diría que se busque como sea algo que tenga que ver con lo suyo”, recalca Sánchez de Vivar.

“Trabajar de taxista es un trabajo que intelectualmente no satisface”

Esto es algo que José Manuel también apoya. “Es importante sentirse realizado, porque este trabajo es trabajo, no dinero. No es la leche tener un trabajo de taxista. Vale, es un trabajo estable pero intelectualmente no te satisface”, insiste.

José Manuel y Francisco son solo un ejemplo de las millones de personas que se encuentran en esta situación. Los pre-parados, los sobre cualificados,  un efecto de la crisis que aumenta sus consecuencias poco a poco.

About Amelia Orozco

Estudiante de 4º de periodismo en Villanueva C.U.

Deja una respuesta