“Lo de Cataluña no es un conflicto de derechos”

Cristina Izquierdo Sans

El nacionalismo e independentismo catalán plantea que la cultura catalana es diferente a la española, y defiende la tesis de que Cataluña es una nación oprimida por España desde su ocupación por las tropas borbónicas, la posterior supresión de las instituciones catalanas y la prohibición de su lengua en la administración mediante los Decretos de Nueva Planta promulgados por Felipe V.

“Yo no definiría el conflicto catalán como un conflicto de derechos”

Además, otro de los factores que los nacionalistas e independentistas catalanes denuncian es que Cataluña está sometida a un agravio económico por parte del Estado, debido al déficit de la balanza fiscal para Cataluña, entendiendo que Cataluña recibe mucho menos de lo que aporta en concepto de impuestos.

Por esas razones, se argumenta que Cataluña viene reclamando históricamente un mayor nivel de autogobierno con respecto a España, tanto desde el punto de vista legislativo como ejecutivo, judicial, cultural y económico.

“Sólo existe la soberanía nacional del Estado español”

Para comprender desde un punto de vista constitucional la situación que poco a poco se ha ido agravando, cuv3 ha entrevistado a Cristina Izquierdo Sans, ex letrado del Tribunal Constitucional.

Bases del conflicto

Pregunta: A la hora de informar sobre las bases jurídicas del conflicto catalán, ¿éste se plantearía como un conflicto de derechos en cuanto que parece que algo se contrapone al derecho a decidir de los catalanes?

Respuesta: Yo no definiría el conflicto catalán como un conflicto de derechos. Las comunidades autónomas en España tienen derecho a un estatuto de autonomía, pero no un derecho a que esa autonomía alcance una intensidad determinada. El conflicto catalán que ahora padecemos comenzó con la reclamación de la Comunidad Autónoma catalana de un pacto fiscal que siguiera el modelo del País Vasco. El gobierno central se negó a ese pacto fiscal alegando interés general de España, pues suponía una importante reducción para el Estado de los ingresos provenientes de Cataluña.  La Comunidad Autónoma catalana tenía derecho a solicitar esa negociación, pero no derecho obtenerla. La negativa del gobierno central crispó a gobierno catalán, que amenazó con el proceso independentista que ha desarrollado.

“La libertad de los ciudadanos de Cataluña debe desarrollarse en el marco de nuestra Constitución”

El problema de la consulta

P: ¿Existen fundamentos para entender que entorpecer una consulta viola el derecho a la libertad de los ciudadanos de Cataluña?

R: No, existen fundamentos para lo contrario. La libertad de los ciudadanos de Cataluña debe desarrollarse en el marco de nuestra Constitución y ésta no prevé que la consulta para la independencia tenga cabida en sus derechos y libertades constitucionales.

P: ¿Qué implica la soberanía nacional en el problema de la consulta planteada por el Parlamento Catalán y en la idea nacionalista de los partidos que enarbolan el independentismo?

R: Implica la conversión en un Estado independiente. Sólo existe la soberanía nacional del Estado español.  La soberanía es poder, el poder que el Estado tiene sobre el territorio que lo compone, territorio que actualmente incluye el territorio de la Comunidad Autónoma catalana

“La Comunidad Autónoma catalana tenía derecho a solicitar esa negociación, pero no derecho obtenerla”

En el marco de la Constitución

P: ¿Existe forma de plantear un referéndum en Cataluña sobre independencia del territorio, sin ir contra la Constitución?

R: No, no existe. Existe la posibilidad de modificar la Constitución para introducir en ella un derecho a la secesión de partes del territorio nacional, es decir, el derecho a la separación,  siempre a través de unos procedimientos democráticos.

“La soberanía es poder, el poder que el Estado tiene sobre el territorio que lo compone”

P: ¿Puede haber declaraciones políticas plasmadas en resoluciones del Parlamento de Cataluña sobre la independencia que, sin embargo, no tengan efectos jurídicos?

R: El Tribunal Constitucional afirmó en su sentencia sobre la declaración soberanista de Cataluña que el pueblo catalán tenía derecho a expresar su voluntad sin que ello tuviera mayores consecuencias, sino la mera expresión de una posición política. Pero tal afirmación estaba muy matizada en la sentencia del Tribunal Constitucional y dicha fuera de contexto puede entenderse mal. El Tribunal Constitucional sólo afirmó que la información al Gobierno central de la posición del Gobierno autonómico catalán, como punto de partida de una negociación, a través de una declaración del Parlamento autonómico catalán,  no tenía por qué contener intención de infringir el marco constitucional.

(Visited 316 time, 1 visit today)

About María Aparicio

Estudiante de 4º de Periodismo en Villanueva C.U.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.