Estrellarse para tener éxito

Apolo 1

Hace 50 años de la tragedia del Apolo I, la primera misión tripulada de la NASA a la luna. Una prueba orbital que tenía como objetivo alunizar el 21 de febrero de 1967 y que, por un incendio en la cabina durante el despegue, nunca llegó a hacerlo. El 24 de abril de 1967 murieron los tres tripulantes: Virgil I. “Gus” Grissom, Edward H. White y Roger B. Chaffee.

Gracias a lo que se aprendió en ese accidente, la NASA ha logrado cosas inimaginables

Y, ¿por qué hemos decidido recordar esta tragedia? Porque, a veces, para hacer algo realmente  importante hay que cometer grandes errores. Dos años después del accidente, la NASA llevó al hombre a la luna  en el Apolo 11; Armstrong, Collins y Aldrin pisaron aquella superficie por primera vez en la historia de la humanidad en honor a aquellos que murieron intentándolo.

Gracias a lo que se aprendió en ese accidente y en los que vendrían posteriormente, la NASA ha logrado cosas que muchos no podían llegar a imaginarse: el Kepler, que orbita alrededor del sol en busca de nuevos planetas, los “rovers” marcianos que han conseguido aterrizar en Marte y trasmitirnos imágenes del planeta rojo o la estación espacial internacional (ISS) que ha permitido a los astronautas pasar tiempo en el espacio y hacer estudios de gran valor sobre la tierra y el espacio.

Los fracasos necesarios para el éxito

Y, en conmemoración con el 50º aniversario de la tragedia del Apolo 1 y de todo lo bueno que vino después, recordamos otros ejemplos, compañías, productos o personas que en su día fracasaron y gracias a ello hicieron cosas que hoy consideramos imprescindibles.

Traf-O-Data y Microsoft: El multimillonario Bill Gates creó junto con su socio Paul Allen una empresa para el procesamiento de datos que llamó Traf-O-Data. La empresa fue un fracaso y la compañía se hundió. Esto les impulsó a crear Microsoft en 1975, una compañía de 349.89 mil millones de dólares.

Huffington Post: “En ocasiones, en los fracasos se reconocen muchos éxitos”, le dijo a CNN Arianna Huffington, una de las cofundadoras del exitoso periódico. Huffington, fue rechaza por 36 editoriales al presentar su segundo libro. Ahora ya ha escrito 13 y es la directora y editora jefe del Huffington Post.

Dentro de las propias empresas también ha habido grandes fracasos:

Virtual Boy de NintendoLa tecnología de realidad virtual está hoy a la orden del día. Pero, ¿quién le iba a decir a Nintendo cuando diseñó las primeras gafas de realidad virtual en los años 90, que llegaba con 20 años de antelación? Una consola que fracasó estrepitosamente en la época y que no impidió a Nintendo seguir triunfando con grandes consolas y juegos que han entretenido a generaciones.

 “En ocasiones, en los fracasos se reconocen muchos éxitos”

Apple Newton: Es difícil imaginarse a la gran compañía telefónica Apple fracasando. Pero lo hizo y más de una vez. Una de las más destacadas fue el Apple Newton, la primera agenda persona (PDA) del mercado y también, uno de los primeros grandes fracasos de Apple.

Personas a las que atacaron directamente, a las que dijeron que nunca triunfarían y que fracasaron más de una vez, consiguieron levantarse y conseguirlo:

Walt Disney: Cenicienta, Blancanieves o La Bella Durmiente son películas que todos hemos visto de niños. Hemos soñado con ser princesas, derrotar a las malvadas brujas o ser héroes como Hércules. Disney ha sido la infancia de muchos niños. Y de sus hijos. Y de sus nietos. Pero, a muchos puede sorprender que una vez le dijeron que no era creativo. Fue despedido del Kansas City Star porque “no tenía buenas ideas” y, además, su primera compañía de animación, Laugh-O-Gram, fracasó estrepitosamente.

Michael Jordan: Este famoso jugador de baloncesto fue rechazado muchas veces porque su altura no llegaba a lo requerido y, hoy, es uno de los mejores del mundo. “He fallado más de 9.000 tiros en mi vida, he perdido casi 300 partidos, han confiado en mi para que tirara el punto que podía darnos la victoria y lo he fallado. He fallado una y otra y otra vez en mi vida y eso es lo que me ha hecho tener éxito.

Esta última frase de Michael Jordan resume muy bien el contenido de este artículo, “hay que fallar para tener éxito”. Grissom, White y Chaffee no fracasaron, formaron parte de algo mucho más grande, algo que cambió el mundo.

(Visited 98 time, 1 visit today)

About Cristina Carrasco

Estudiante de 4º de Periodismo y EBS en Villanueva C.U.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.