El teatro: las dos lenguas de la vida

Nuria Espert


Un teatro en silencio. Una sola voz. Y dos lenguas. El español y el catalán. Pero también el de Núria y el de Rosita. La metamorfosis de la actriz Núria Espert en su discurso de la entrega del Premio en Artes Princesa de Asturias 2016. No puede ser ella misma sin transformarse “no en un personaje, sino en otra persona”. Así emocionó la veterana actriz de 81 años a más de 1400 asistentes. Y a millones de espectadores. Un canto a “su dueño”, el teatro, que se apoderó de ella en un instante.

Núria Espert no puede ser ella misma sin transformarse “no en un personaje, sino en otra persona”

Este 27 de marzo se celebra el Día Mundial del Teatro. Una conmemoración que se celebra desde 1961, cuando lo creó el Instituto Internacional del Teatro (ITI). No sólo consiste en recordarlo, también en mantenerlo vivo. Y una de las vías es a través del Mensaje Internacional, que cada año, una figura de talla mundial lo enuncia en la celebración. Se trata de una reflexión sobre la situación actual sobre el teatro. Aún tenemos que esperar para escuchar el de 2017, que se difundirá el gran día en el Gran Auditorio de la UNESCO de París, de la boca de la actriz francesa Isabelle Huppert. 

¿Necesitamos teatro?

No obstante, sí contamos con el Mensaje de 2016 (Anatoli Vasiliev, director de teatro ruso), que comenzaba con dos palabras. Una frase simple y concisa, que abre el gran debate: “¿Necesitamos teatro?“. Y añade: “¡Todo! El teatro puede decirnos todo.”

Vasiliev dio respuesta a lo que hoy nos preguntamos cuando comprobamos datos como la subida del IVA cultural o el declive de los asistentes (en particular, de los jóvenes) al teatro, mientras sube el consumo de otros tipos de “entretenimientos” (si se percibe así) o de experiencias culturales, desde el cine o los libros al tiempo invertido en redes sociales o a navegar en Internet. Que el teatro está en crisis es una realidad, y afortunadamente, que hay gente comprometida también lo es. Como Espert.

La actualidad de los clásicos

En el escenario Núria Espert, como tantos otros intérpretes, se transforma. En su discurso, habló dos lenguas (español para Doña Rosita la soltera de García Lorca y catalán para El Rey Lear de Shakespeare). Pero no sólo son dos lenguas al oído, lo son a la vista y a todos los sentidos. Lo que parecía un discurso de agradecimiento acabó siendo una representación magistral. Un canto al teatro que sirvió para emocionar, pero también para rescatar la memoria de “dos genios, ambos clásicos y ambos contemporáneos”.

El recital de Espert no es una simple memorización de una obra de hace más de ochenta años

Sin embargo, un monólogo de Lorca o de Shakespeare hoy no está lejos de la realidad. En concreto, el recital de Lorca. No es una simple memorización de una obra de hace más de ochenta años encerrada en un estrado. Es el llanto de una mujer de 45 años soltera, que sabe de su condición, y se lamenta de ver la vida pasar mientras ella espera en su dolor. Una situación que no se ha quedado atrás, ni en tiempo ni en espacio.

La vida en un espejo

Tantas son las distracciones, las prisas del día a día, que muchas (y muchos) pueden verse perdidos, buscando la vida. Mientras ella pasa. Y Vasiliev, Espert, y para tantos que aman el teatro en todas sus facetas, esta es la respuesta. ¿Necesitamos el teatro?

Volver a “poner de moda” emocionarnos con esa metamorfosis es uno de los objetivos de este Día Mundial

La debacle y el error no es que sobren entradas en las taquillas. Es no saber que el teatro es un reflejo, tan necesario como actual. El teatro es como un espejo. Puede no interesarnos mirarnos en él, pero en él está nuestra vida. Traducida, como hizo la galardonada, en dos lenguas: en la del actor y en la de la persona. Volver a “poner de moda” emocionarnos con esa metamorfosis es uno de los objetivos de este Día Mundial.

La vida también se escribe en los escenarios. Tienen razón, lo necesitamos. El teatro es vida.

About Sara Delgado García

Estudiante de cuarto de Periodismo en Villanueva C.U.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.