Los juegos online: perder dinero sin moverte de casa

Juegos de azar online

La legislación del juego en España ha pasado de un extremo a otro a lo largo del último siglo. Durante la época franquista la mayor parte de los juegos de azar estaban prohibidos. Actualmente somos uno de los países del mundo con la legislación más permisiva en esta materia. España ha creado cultura de juego. A nadie le parece raro que los ancianos pasen los días de su jubilación en el bingo. Las cestas de Navidad suelen venir acompañadas de un boleto de lotería, y la noticia más importante del 22 de diciembre no es otra que el sorteo. Se calcula que el 97% de los españoles jugará a algún juego de azar en su vida según la Fundación Codere.

Uno de cada tres ludópatas es mujer

Cada vez más jugadores

Desde hace unos años la cantidad de usuarios de juegos de azar no ha hecho más que aumentar. Uno de los factores que ha conseguido esto ha sido la aparición de los juegos online. El hecho de poder jugar desde tu casa, sin moverte, ha servido para que el número de jugadores activos  crezca de dos millones a casi cinco. A diferencia que en el juego presencial en el online juegas con tarjeta de crédito. No ver el dinero que te apuestas consigue, según los psicólogos, que gastes más.

Otro factor es la crisis. La incertidumbre económica ha llevado a mucha gente a invertir en el juego. Desde loterías hasta máquinas tragaperras. La gente encuentra el juego como una forma de ganar dinero rápido.

La edad media del jugador baja

Según los estudios de la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ) el aumento de jugadores no es lo único destacable que ha ocurrido en los últimos años. Cada vez hay más jóvenes que apuestan. En 2012 el número de jóvenes entre 18 y 25 años que jugaba era del 6%. En el último estudio realizado en 2015 el número era de 23,18%.

Las apuestas deportivas o los juegos online son algunos de los motivos de este crecimiento. El fácil manejo de las nuevas tecnologías por parte de los jóvenes y la publicidad constante de juegos como el bingo o el póker online, hace que haya cada vez más jugadores. Dicha publicidad se encuentra en todos sitios, desde televisión o redes sociales hasta en las camisetas de deportistas. Estos factores, entre otros, han colaborado a que aumente la vulnerabilidad de los jóvenes ante esta materia.

 

Cuestión de sexo

Otro dato interesante es que, aunque cada vez hay más jugadores, disminuye el número de mujeres. Se ha pasado de un 26% a un 8% de jugadoras según los estudios de prevalencia de la DGOJ.

La sociedad asocia el juego con el hombre. Esto no solo hace que las mujeres se acerquen menos a estas prácticas, sino también a que menos mujeres busquen ayuda cuando el juego se convierte en adicción. El juego está asociado al vicio. La sociedad es mucho más permisiva con los hombres que con las mujeres en cuanto a los vicios.

Otra diferencia entre hombres y mujeres en este ámbito es el motivo por el que empezar a jugar. El perfil masculino de un ludópata es un hombre soltero que busca nuevas sensaciones, adrenalina y que puede abusar de alcohol o drogas. El perfil femenino suelen ser mujeres casadas, de edades entre 40 y 55 años y se asocia con la depresión, ansiedad o baja autoestima.

Aunque el número de jugadoras es menor el número de adictas es mayor. Las mujeres juegan menos pero desarrollan problemas más rápido. Uno de cada tres ludópatas es mujer.

About María Quintanilla

Estudiante 4º Periodismo en Villanueva C.U.

1 comments

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.