Las cifras de la población reclusa en España

población reclusa en España

La mejora en la economía y la reforma del Código Penal en 2010 podrían estar detrás del descenso de número de presos en las cárceles españolas. ¿Cómo ha evolucionado la población reclusa en España en los últimos años?

En el 2015 hubo 222 862 condenados por sentencia firme, un 1,8% más que en el año anterior

Según se puede ver en las estadísticas de Eurostat, desde la década de los 90 hasta 2007 la cifra de reclusos no hacía nada más que aumentar, y en diez años hubo un aumento de 22. 730 personas. En 2009, un año después de estallar la crisis, en España había 76.079 presos, un 4% más que en el año anterior. Desde entonces la tasa de reclusos por cada 100.000 habitantes ha ido en descenso. En la última estadística de diciembre de 2015 del Instituto de la Comunidad de Madrid se contabilizaban en el territorio nacional 61.614 reclusos, 3.403 menos que en el 2014.

Reformas en el Código Penal

En el BOE se pueden ver las distintas reformas que modificaron la Ley Orgánica 10/1995, hoy llamada Ley Orgánica 5/2010. Entre ellas destacan la expulsión sin prisión de ciudadanos extranjeros con o sin residencia. Según el artículo 89 “las penas de prisión de más de un año impuestas a un ciudadano extranjero serán sustituidas por su expulsión del territorio español.

En 2011, un 32% de los reclusos eran extranjeros, en el 2013 un 31% y en el 2015 un 29%.

Otra reforma es la supresión de penas de cárcel para los vendedores de copias ilegales, a quienes se les podrá penar con trabajos a beneficio de la comunidad y con multas. El Código Penal también modifica el castigo en el ámbito de la seguridad vial y en el narcotráfico, ya que a los transportistas de droga se les ha reducido la condena de nueve a seis años.

La situación procesal ha variado en los últimos años. Según datos de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, en junio de 2012 la cantidad de penados era de 54 205, en junio del año siguiente la cifra aumentó a 57 445. Desde entonces hasta mediados de este año, el número llega a los 52 517 reclusos con condena. En el caso de los reclusos en estado preventivo en junio de 2016 se contabilizaban 3437 reclusos menos que en junio de 2015.

17.870 presos extranjeros en 2015

En las cárceles españolas sigue habiendo un gran número de personas con nacionalidad extranjera, así como el número de procesados, aunque estas cifras son minoritarias con respecto a la de los españoles.

El 2015 cerró con 17.870 presos extranjeros, un 29% de la población penitenciaria

Año 2009, la cifra de extranjeros en prisión era más de la mitad que la de los presos con nacionalidad española. Por aquel entonces se contabilizaban 22.592 frente a 42.956. En el 2010, la cifra seguía siendo elevada, 34% de la población reclusa era foránea, desde entonces ha ido descendiendo, salvo en el 2013, que hubo una suba del 0,3 respecto al año anterior. El 2015 cerró con 17.870 presos extranjeros, un 29% de la población penitenciaria.

Andalucía tiene 3.136 presos menos y Murcia 666 más que en el 2009

Las comunidades autónomas con más reclusos extranjeros en el 2015 fueron cuatro. Cataluña (3.828), Madrid (3.482), Andalucía (2.403) y Castilla y León (1.887) se sitúan a la cabeza. En las prisiones de la Comunidad de Madrid que hay más extranjeros que españoles son “Madrid I Mujeres Alcalá de Henares” y “Madrid V Soto del Real”.

“Un 50% de personas encarceladas debería estar en libertad”

¿Cuál es el balance de la criminalidad en España? ¿Vivimos en un país seguro? No solo se ha reducido la población de la cárceles, sino también la criminalidad, como se ve en el balance anual del Ministerio del Interior. Si en el 2010 la tasa se situaba alrededor del 49%, en el 2015 es de un 43,7%, ya que “se registraron en España un total de 2035 625 infracciones penales, lo que constituye un 2,7% menos con respecto a 2014”, dice el balance.

La criminalidad en España bajó casi un 3% con respecto a 2014

En los delitos que ha habido mayor disminución son: el tráfico de drogas, con una bajada del 10% respecto al 2014, la sustracción de vehículos a motor, los robos con violencia e intimidación, los homicidios dolosos y asesinatos consumados, y los robos con fuerza en domicilios. “Sobre la distribución territorial de la criminalidad, ésta ha descendido en la práctica totalidad del territorio nacional, a excepción de Melilla y Murcia”, según informa el Ministerio del Interior.

El informe ROSEP 2015 sobre el estudio de la realidad penitenciaria y penal dice que “si tuviéramos una tasa de encarcelamiento acorde a nuestra tasa de criminalidad y a la media europea, nuestra población penitenciaria debería ser de 30 769 en vez de 61 614″, por lo que “un 50 por ciento de personas encarceladas deberían estar en libertad”.

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.