¿Qué supersticiones hay a la hora de comprar la lotería de Navidad?

Perejil a San Pancracio, un décimo dentro de un bol de arroz, pasar el boleto por la chepa de un jorobado o comprar la fecha de tu nacimiento, son algunos de los rituales más conocidos de la lotería, que según los más supersticiosos, hacen que toque el premio.

El 22 de diciembre se acerca y en España se hace todo lo posible para que la pregunta ¿me tocará el Gordo de Navidad este año? se responda con un sí.

¿Cuestión de suerte?

Se sabe que la lotería es un juego de azar, pero para quienes juegan entra un factor fundamental: la superstición. Entrar a un local se convierte en toda una experiencia mística, mientras algunos se decantan por números vinculados a la muerte o los nacimientos, otros prefieren apostar año tras año al mismo cupón por cualquier otro motivo.

Daniel Usón, ingeniero, médium y vidente, dice que como ingeniero sabe que la lotería está sujeta a un porcentaje de éxito; como médium vidente no hace predicciones de juegos de azar y como terapeuta aconseja “jugar moderadamente para distraerse y participar de las costumbres españolas”.

“La gente tiene muchas supersticiones y morbo”

La cosa va de costumbres

Los rituales para llamar a la suerte son de lo más variopintos, unos más clásicos y otros un tanto rocambolescos. Eso sí, todo vale.

Una de las costumbres más conocidas es frotar el décimo en la barriga de una mujer embarazada o en l calva de una persona, pero también están aquellos que dicen que sobre su chepa han pasado varios premios.

Otra creencia popular que está muy extendida en la calle son las fechas, tanto de nacimientos como de divorcios, matrimonios o fallecimientos, así como determinados números que reflejan acontecimientos puntuales.

A María del Mar, lotera, no se le olvida cuando llamó un señor pidiendo un número porque era la habitación donde había fallecido su padre o cuando una mujer le pidió un número concreto porque tenía un juicio ese día.

“A casi todas las mujeres le gusta mucho el siete y el cinco y nunca piden décimos con cero”

Están también los que compran un décimo en el lugar al que viajan o los que hacen colas en los lugares donde mayor veces ha tocado el premio, como ocurre con la administración “Doña Manolita” en Madrid;  están los que creen que “pisar una mierda” es una señal inequívoca de suerte o los que recurren a la figura de Santos y Vírgenes.

(Con información de Pablo Balado)

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.