“Para el terrorismo yihadista, Europa es un tablero del Monopoly”

Cada uno tiene un mundo cultural completamente diferente. Cada persona vive lo que sucede a su alrededor de manera distinta al otro. Ni siquiera el tiempo es igual para todos. Entender esto ayuda a comprender cómo funcionan muchas cosas; una de ellas, el terrorismo yihadista. Eso es lo que Manuel González, teniente coronel de artillería del Ejército de Tierra, quiso explicar a los alumnos de Villanueva C.U.  en su coloquio.

La importancia de conocer diferentes culturas

Manuel González ha estudiado en profundidad el terrorismo yihadista y, para que los alumnos comprendieran cómo funciona, empezó haciendo referencia a las diferentes culturas del mundo, a las diferentes formas de ver las cosas. “La cultura no tiene fronteras”, aseguró González, que defendió que para entender cómo funciona un país o incluso la mente de una persona hay que entender su cultura. “El conocimiento de la cultura nos da acceso a mucha información, a la forma que tiene una persona de relacionarse, a sus puntos fuertes y débiles”, dijo. Y esta es, aseguró, una de las principales cosas que nos ayudan a combatir el terrorismo yihadista.

Conocer la cultura nos permite acceder a los puntos débiles de los terroristas

“La estrategia final de los terroristas es conquistar el mundo entero”, declaró González que, para aclarar el funcionamiento del yihadismo, empezó analizando sus inicios. Explicó quién era Al Baghdadi , uno de los principales dirigentes yihadistas, y cuál era su objetivo: crear un califato mundial haciéndose con todos los territorios que alguna vez fueron musulmanes y conquistando aquellos que nunca lo fueron.

“Los yihadistas pretenden conseguir este objetivo a través de cinco pasos -explicaba González- la peregrinación, la jama’ah (asociación), el tamkin y la desestabilización del gobierno. Esto último es lo que hicieron, por ejemplo, en Túnez donde atacaron su primera fuente de ingresos: el turismo”.

La gran empresa del yihadismo

Para combatir el terrorismo hay que conocer exactamente su funcionamiento, sus normas, sus leyes, sus costumbres… Hay que saber cómo funciona. Al Baghdadi, por ejemplo, está continuamente moviéndose, cambia de compañía telefónica cada dos días, va siempre con séquito, ha creado ministerios…

El yihadismo es una gran empresa -aseguró el teniente coronel- hay que conocerlo todo para poder combatirlo: su logística, sus franquicias… ya que para los terroristas los atentados son cada vez más baratos”.

Para terminar el coloquio, y antes de pasar al turno de preguntas con los alumnos, Manuel González quiso hacer hincapié en que, en la actualidad, para los yihadistas “Europa es un tablero de Monopoly”.

La amenaza de terrorismo en el mundo occidental es real

Una de las cuestiones más destacadas fue la de qué es lo que pasa por la mente de uno de esos hombres que dan su vida por el terrorismo, los “lobos solitarios”. El teniente coronel aseguró que estos hombres suelen tener una gran falta de principios y de educación y lo que les mueve es, sobre todo, la promesa de una vida mejor.

Para despedirse, González quiso dejar claro la importancia de gastar dinero en seguridad, que todo tiene un precio y que no hay que fiarse nunca de las apariencias. “La amenaza es real”, concluyó.

(Con información de Javier Pérez)

(Visited 354 time, 1 visit today)

About Cristina Carrasco

Estudiante de 4º de Periodismo y EBS en Villanueva C.U.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.