“La accesibilidad de cada político depende de su personalidad”

Los periodistas en el Congreso de los Diputados cuentan con un amplio despliegue técnico y de instalaciones para tratar la información de todas las instituciones públicas españolas, como salas de prensa, cabinas de medios, televisión propia y gabinete de comunicación. Este último se encarga de gestionar y administrar al resto de medios, por lo que se podría decir que cumple las funciones legislativas y ejecutivas con respecto a los medios de comunicación.

Dentro de la Cámara Baja, los periodistas deben transmitir la información que va sucediendo de forma precisa e inmediata. En la mayoría de los casos tratan temas delicados y sus protagonistas son personas de interés público, por lo que la información se valorará y juzgará de una forma distinta.

Cuanto más cerca mejor

La cercanía a los miembros de los partidos es algo fundamental, y la relación que un reportero político tiene que entablar con los secretarios generales, presidentes o ministros debe ser de confianza.

Para ello, además de llevar tiempo recorriendo los pasillos del Congreso día a día, un profesional de la información debe ser responsable con lo que escribe y cómo lo escribe.

No puede omitir información, contar medias verdades o favorecer de forma notable sus preferencias personales, teniendo siempre en cuenta que los damnificados o beneficiados con la información la leerán, la tendrán en cuenta para el futuro y ello afectará de alguna manera a la relación personal.

cuv3 ha hablado con periodistas en el Congreso de los Diputados para descubrir cómo es el trabajo real de estos corresponsales políticos y su dinámica laboral. Sandra Gallardo, locutora de RNE en el Congreso, explica como funciona el sistema de información política desde el momento en el que se produce la noticia.

“Un habitual de los corrillos es Cristóbal Montoro, le encantan”

Comienza defendiendo que “además de la cobertura que ofrecemos los periodistas hay otras formas de hacernos con la información y son sobre todo los encuentros con fuentes”, en referencia a la información “off the record” que algunos políticos ofrecen a los reporteros. Hay que tener cuidado con esta clase de noticias ya que en ocasiones la fuente puede tener intereses personales en que esa información salga a la luz.

Comer con políticos

Gallardo admite que “son muy habituales las comidas o desayunos con los políticos”. De esta forma “cuentan en un ámbito más distendido que les permite explayarse más” y haciendo esto, resuelven dudas que sirven como apoyo a los profesionales de la información. También explica que crean “grupos” para chatear en el teléfono que ayudan a organizarse y poder quedar con los políticos.

Comenta también que “la accesibilidad de cada político no depende tanto del partido como de la personalidad de cada uno”, no va tanto con el partido, sino “en función del carácter y el cargo de cada uno”. Gallardo explica que “no es lo mismo conseguir un corrillo con el presidente del Gobierno que con un diputado de la última fila”.

Concluye afirmando que “por lo general, la gente es medianamente accesible, desde fuera puede parecer que un ministro es alguien distante, pero luego es algo habitual tener corrillos con ellos”.

(Con información de Fernando Cardona)

Deja una respuesta