La antiYouTuber no es un personaje

Soy Una Pringada

Muchos la han llamado la “antiyoutuber” de España por sus críticas a la “comunidad básica” que forman los YouTubers de nuestro país. Ella, en lugar de “probar chuches japonesas” o insultarse a sí misma en el Roast Yourself Challenge, pone en la mesa temas de conversación como las drag queens, el cine independiente o el grunge. Ella no es otra que Esty o, como se le conoce en Internet, Soy Una Pringada.

Desde que empezó su canal hace algo menos de dos años, y sobre todo en este 2016, Soy Una Pringada se ha convertido en todo un referente: sus vídeos la han llevado a pinchar en fiestas en Madrid, Barcelona o Berlín, y a colaborar en proyectos como Yu: No te pierdas nada o la película de La Llamada. Hablamos con ella para saber cómo ha vivido estos cambios, qué es el arte o lo que hay que mejorar en YouTube España.

“No me importa lo que digan los demás”

P: ¿Por qué empezaste a colgar vídeos?

R: En realidad, antes de este canal, tenía uno que borré por vergüenza ajena. Empecé a grabar porque siempre me ha gustado contar mis opiniones en Internet.

P: En este último año, tu canal ha crecido bastante. ¿Cuáles crees que son las razones de este triunfo?

R:  Soy lo que falta en YouTube España, así de simple. Todos hacen lo mismo: un contenido de mala calidad. Hay también gente buena pero son una minoría. Yo soy un soplo de aire fresco, porque no me limito a hacer lo que hace el resto.

“Soy esa parte de ti que sabes que tienes y no quieres reconocer”

P: Parte de tu estética se basa en dar una imagen poco trabajada. ¿Cómo combinas esto con la profesionalización que está viviendo tu canal? ¿No tienes miedo de perder tu esencia?

R: Podría tener ese miedo si Soy Una Pringada fuese un personaje, pero no lo es: siempre soy yo. Si me compro una cámara mejor, es para hacer un trabajo más cuidado. Mientras esté yo tranquila con lo que hago y siga haciendo lo que quiera, no me importa lo que digan los demás.

P: Has colaborado con proyectos como Yu: No te pierdas nada o la película de La Llamada. ¿Cómo has vivido este tipo de experiencias?

R: Todavía no me lo creo, es muy surrealista. Es un poco raro el cambio de no hacer nada a poder participar en todo esto. Pero lo llevo bien, no me estoy volviendo loca.

P: ¿Hasta dónde te gustaría llegar con tu canal?

R: No tengo un proyecto de vida con grandes objetivos, la verdad. Pero siempre he querido ser guionista o directora de cine. Y últimamente he descubierto que me gusta formar parte del mundo del entretenimiento. Con que me salga algo relacionado con cualquiera de las dos cosas, yo ya estoy.

P: ¿Cuáles son tus referentes artísticos?

R: Principalmente, el cine independiente, John Waters, la música de los 90, el grunge y las travestis, tanto las nuevas como las de la vieja escuela: Divine, Ru Paul, Lady Bunny, Sharon Needles, Alaska Thunderfuck…

“El arte es despertar algo en el espectador”

P: ¿Qué es el arte para ti?

R: Es, sobre todo, irreverencia. Consiste en despertar algo en el espectador a través de una canción, una película… A mí me interesa aquello que muestra la realidad más dura, aquello a lo que la gente no se quiere enfrentar. Y, con eso, igual consigues que la gente vea el mundo de otra manera.

“Quiero que la gente rara como yo se sienta comprendida”

P: ¿Es eso lo que pretendes con tus vídeos?

R: Mi canal se puede ver de muchas formas: como una tontería o como un sitio en el que muestro otra realidad. Igual que yo me he sentido comprendida y apoyada en momentos oscuros de mi vida, busco que otra niña marginada que lo esté pasando mal y tenga la espinita clavada piense: “Oye, ¿y qué si no encajo?”. Quiero que la gente rara como yo se sienta comprendida y apoyada.

P: ¿Cómo definirías tu contenido para alguien que nunca se haya enfrentado a él?

R: Prepárate para sumergirte en las aguas de la irreverencia. Soy esa parte de ti que sabes que tienes y no quieres reconocer.

About Javier Pérez Santana

Estudiante de 4º de Periodismo y Comunicación y Gestión de Moda en C.U. Villanueva

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.