“En el periodismo de investigación hay que lidiar con las presiones”

Este año judicial, España vive uno de sus momentos informativamente más movidos. El juicio de las tarjetas ‘black’, la trama Gürtel, el caso de los ERE en Andalucía o la sentencia del caso Nóos son algunos de los acontecimientos marcados en la agenda de los medios de comunicación. Sin embargo, Eva Díaz y Javier Romera, periodistas de investigación en El Economista que visitaron Villanueva C.U., lo tienen claro: lo importante sucede en los pasillos del juzgado. “Merece la pena el café con los abogados o con los imputados, que son los que te pueden dar una información que te diferencie de los demás medios”, concluye Díaz.

En este sentido, la periodista afirma que “el procedimiento de cobertura mediática es triste”. No obstante, comenta alguna anécdota curiosa de los macro juicios de la Gürtel y de las tarjetas ‘black’: “Los imputados se repiten en los distintos casos y en un juicio llamaron a declarar a un investigado y el abogado le excusó alegando que estaba en la sala contigua”, recuerda Eva Díaz.

“Hay que conseguir ir más allá y huir del periodismo de declaraciones”

Al hilo de estas declaraciones, su compañero, Javier Romera, señala las claves para ser buenos periodistas de investigación: “Hay que conseguir ir más allá, hay que conseguir, por ejemplo, informes en exclusiva”. Para este periodista, “es muy importante no quedarse en el periodismo de declaraciones”.

Las fuentes, imprescindibles

Para los periodistas de investigación, son imprescindibles las fuentes y mantener una relación con ellas. Eva Díaz y Javier Romera afirman que para poder sacar información a alguien debes pasa tiempo con ellos y “ganarte su confianza para que te lo puedan contar a ti”.

Al respecto, recuerdan una ocasión en la que estuvieron hasta las cinco de la mañana de copas con una persona para que les diera una noticia: “Nos contó cosas, pero cuando salimos ya lo había publicado un medio de la competencia”, confiesan ambos entre risas.

“Es muy importante llamar a las personas afectadas antes de dar la noticia”

Sin embargo, en ocasiones, el trabajo de los los periodistas de investigación no es tan sencillo y cuando las fuentes se niegan a contar algo, se ven en la necesidad de tirarse un farol para conseguir una información: “Les llamamos y les decimos que vamos a contar algo sobre ellos, a ver qué tienen que decir al respecto. En ocasiones, sacamos información así”.

Además del póker, Javier Romera y Eva Díaz tienen otros recursos por si las fuentes les fallan o no quieren contar algo. “Afortunadamente hay mil maneras de conseguir información también a través de Internet: registros mercantiles, registros de la propiedad, Tribunal de Cuentas, Cámaras de Cuentas Autonómicas…”, resume el periodista.

Presiones y el papel del periodista

La presión es uno de los factores comunes a todos los periodistas de investigación. Eva Díaz comienza explicando que “un medio de comunicación es una empresa privada y tiene que sobrevivir con unos ingresos externos. Hay que lidiar con las presiones y no por ellas dejar de trabajar”.

Romera, en este sentido, recuerda una época difícil que vivió debido a las presiones externas: “Me estuvieron siguiendo, me llamaban a las tres de la mañana y me amenazaban, a mí y a mis hijas”.

“Muchos casos de corrupción no hubieran salido a la luz sin los medios de comunicación”

No obstante, siguió trabajando ya que no duda cuál es el papel de los periodistas de investigación en el mundo actual: “Es posible que muchas de las cosas que sabemos de Bárcenas y la contabilidad B del Partido Popular, de Púnica, de los ERE del Partido Socialista o de tantos y tantos casos de corrupción no hubieran salido a la luz pública si no es por los medios de comunicación”, concluye el periodista de El Economista.

Así trabajan los periodistas de investigación

“Cuando te llega toda la documentación, lo primero que tienes que hacer es analizarla y ver dónde puede estar la noticia”, afirma Javier Romera. Sin embargo, desde que la información llega a los periodistas hasta que finalmente se publica, debe transcurrir “el tiempo necesario para contrastar la información y llamar a la persona afectada. Esto último es muy importante”, declara Eva Díaz, “aunque lamentablemente cada vez disponemos de menos tiempo”.

Finalmente, para dar una enfoque distinto, lo principal, comenta Díaz, es “conocer muy bien el tema: saber qué ha salido y qué no ha salido”. Una vez tengamos claro todo esto, se ha de buscar un enfoque “que llame la atención, que venda”, concluye la periodista.

(Con información de Carmen Umpiérrez)

About Alejandra Morata

Estudiante de 4º de Periodismo y EBS en Villanueva C.U.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.