Trump, presidente de Estados Unidos: “Haremos cosas extraordinarias”

Presidente de Estados Unidos

Donald Trump se ha hecho finalmente con la Presidencia de los Estados Unidos en una de las jornadas electorales estadounidenses más vibrantes de la historia reciente. Nunca, desde la batalla entre Al Gore y George Bush en el año 2000, se había vivido una noche tan intensa.

Un discurso conciliador

Seré el presidente de todos los americanos, también de los que no nos han votado. Tenemos que trabajar todos juntos. Ha llegado la hora de ser un pueblo unido. Estados Unidos solo se conformará con lo mejor. Soñamos con hacer cosas extraordinarias”, son algunas de las primeras palabras que el ya nuevo presidente norteamericano ha pronunciado a las 2:30 de la mañana, hora de Nueva York (8:30, hora española) ante sus cientos de fieles reunidos en el hotel Hilton.

Trump, rodeado de toda su familia, ha lanzado un mensaje conciliador para los americanos y para el resto del mundo e incluso ha dedicado en primer lugar palabras amables para su rival Hillary Clinton, a la que ha agradecido su trabajo y tesón.

“Seré el presidente de todos los americanos, también de los que no nos han votado”

El resultado de esta jornada electoral ha sido una de las sorpresas más sonadas de los últimos tiempos. Una vez más las encuestas, que daban por ganadora a Hillary Clinton, han fallado. El magnate norteamericano ha conseguido las llaves de la Casa Blanca con unos resultados muy ajustados: un 48,1% de los votos han sido para los republicanos; un 47.2% de los votos, para los demócratas.  Las victorias en Florida, Carolina del Norte y Ohio, tres de los llamados estados decisivos, dieron la señal de que el triunfo de Donal Trump era posible. Los resultados a su favor en Pennsylvania y Missouri lo hicieron casi real. Wisconsin simplemente lo confirmó.

Las reacciones a estos resultados no se han hecho esperar en ambas sedes. Euforia en el cuartel general de los republicanos donde cientos de personas gritaban el nombre de Trump llevando la famosa gorra roja de “Make America Great Again”. Y, como no podía ser de otra manera, rostros conmocionados, caras de desconcierto y sorpresa en el cuartel general de los demócratas.

Aunque los seguidores de Hillary han mantenido la esperanza a lo largo de una buena parte de la noche, hacia las 6:30 de la mañana (hora española), la victoria de Trump parecía casi segura y en el semblante de los demócratas se reflejaba ya la desilusión. Un poco antes de las 8 de la mañana (hora española), el anuncio de que Hillary Clinton no acudiría al Centro de Convenciones Javits Center de Manhattan dejaba ya definitivamente rotos a los seguidores demócratas.

El desencanto de muchos americanos ha dado la Presidencia a Trump

La victoria de Donald Trump, aún cuando no era segura, ya he tenido sus primeros efectos. Tal vez sus primeras palabras conciliadoras hacia el mundo -“vamos a ser justos con todos”- consigan calmar los ánimos pero, por ahora, el miedo y la incertidumbre se extienden por los principales mercados financieros del mundo. El mercado de valores de Tokio ha cerrado su sesión con una caída del 5.36%; el dólar se ha depreciado frente al euro más de 1,55% y el peso mexicano ha registrado uno de sus niveles más bajos de su historia, al perder más de un 10%.

Una campaña llena de polémica

Donald Trump ha sido un candidato atípico: aspiró a ser elegido incluso en contra de la opinión de los propios republicanos. En su camino hacia la presidencia fue liquidando a sus propios 15 adversarios republicanos y hoy ha vencido, en una noche histórica, a la candidata demócrata Clinton.

Su campaña ha estado salpicada de polémica; ha sido acusado de racista, xenófobo e incluso de abusos sexuales. Ha propuesto construir un muro que separe Estados Unidos de México, rechazar la entrada al país de los refugiados que vengan de países propensos al terrorismo, romper los acuerdos comerciales con Europa…

Para muchos ha sido el desencanto de muchos americanos lo que ha dado la Presidencia a Trump. También, posiblemente, un apoyo de los latinos superior al esperado, que ha permitido que la frase “Soy latino y voto a Trump” no sea una rareza. Ahora Estados Unidos da un paso a lo desconocido y Trump se tendrá que enfrentar a importantes decisiones sobre la economía, la política internacional, el paro, la sanidad y la inmigración.

(Visited 164 time, 1 visit today)

About Cristina Carrasco

Estudiante de 4º de Periodismo y EBS en Villanueva C.U.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.