El artista que empezó haciendo teatro para los soldados

Exposición Internacional

Paseando por Argüelles, en la calle Altamirano 36, se encuentra el estudio del artista francés Dominique Forest. En uno de los bajos del bloque de pisos descubrimos su pequeño taller, repleto de curiosidades que parecen salidas de un cuento para niños.

Nacido en París el 16 de septiembre de 1941, vivió sus primeros años turbados por la guerra que asolaba Europa por entonces, la Segunda Guerra Mundial. Su padre era arquitecto y, tras la contienda, fue destinado a la costa francesa para la reconstrucción de los barrios arrasados por el conflicto.

“Cuando tenía veinte años murió mi padre, yo quería ser arquitecto como él”

Dos años después, él y su familia regresaron a París, donde retomó los estudios con normalidad. Años más tarde, a la edad de 20 años, su padre falleció: “Yo quería ser arquitecto como él”.

Por entonces los estudios de bellas artes y arquitectura se iniciaban del mismo modo y poco a poco se fue metiendo en el mundo de las artes plásticas. Se especializó a través de una oposición y a los 22 años ya era profesor de arte de La Villa de París.

Comienzos artísticos y estancia en el ejército

Mientras se sacaba la oposición le destinaron como soldado en la guerra de Argelia. “Era muy desobediente, me pasaba un día si y otro no en el calabozo”, afirma. Durante su experiencia militar no tuvo que asumir grandes riesgos. “Tuve mucha suerte”, aclara el artista.

Con la ayuda de otros compañeros del regimiento propuso la idea de montar un teatro para entretener a los soldados. Así comenzó su carrera creativa.

Ha hecho desde escenografía hasta diseño gráfico, trabajo editorial, publicitario, marketing, etc. Su evolución artística ha pasado por periodos tan distintos que resulta increíble su situación actual.

“Conocí a mi mujer en España , mientras ella hacía autoestop”

Sentado entre sus palillos y herramientas de modelado parece perderse en recuerdos nostálgicos. Amante de España y de su música se recorría la distancia de Madrid-París prácticamente todas las semanas.

En uno de esos viajes conoció a su mujer “mientras ella hacía autostop”, recuerda el entrevistado. La historia de su romance parece sacada de una típica comedia francesa, puesto que tardó un tiempo en ganarse su afecto, pero finalmente se casaron el 15 de diciembre de 1956.

Además de las artes plásticas también le gusta la música y en especial el flamenco. “Estuve un año en Málaga aprendiendo flamenco”, relata el parisino. Recibió clases de guitarra española durante años tanto en Francia como en España y no se separa del instrumento, siempre a la espera en alguna esquina del taller.

Exposiciones y premios

Ha participado en varias exposiciones de pintura, como en la galería de Fúcares (Almagro), la Atelier Art Public (París), Cervantes (Santander), Atelier de La Monnaie (Lille); y escultura como en XXI Certamen de escultura (Caja Madrid), la Exposición “Dominique Forest: esculturas y relieves” en el Castillo de Santa Catalina, Cádiz (agosto y septiembre de 2004).

“La primera vez que recibí el premio me llamaron mademoiselle Dominique Forest”

Uno de los galardones más importantes fue el de la Exposición Internacional de Artes Plásticas de Valdepeñas. En ella obtuvo el primer premio Pámpana de Oro en dos ocasiones, las ediciones del año 2001 y 2005. Mientras cuenta su experiencia en la exposición, recuerda una anécdota cómica: “La primera vez que recibí el premio me llamaron mademoiselle Dominique Forest”.

Han pasado muchos años desde que cogió su primer pincel y todavía continúa buscando nuevas formas y horizontes que trazar. Al preguntarle por sus nuevos proyectos y expectativas su respuesta se limita a “terminar lo empezado”.

Tras esto, con los ojos fijos en su obra y el palillo en la mano se abandona por completo a su labor. “A medida que pasan los años te das cuenta de que lo que importa es no dejar las cosas a medias”, concluye.

About María Aparicio

Estudiante de 4º de Periodismo en Villanueva C.U.

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.