Consejos de una nutricionista para hacer dieta vegetariana

dieta vegetariana

En los últimos años, el número de vegetarianos ha crecido notablemente. Muestra de ello es el aumento de restaurantes que ofrecen esta variedad como menú principal: en España, el número de locales específicos para aquellos que no incluyan la proteína animal en su alimentación se incrementó un 94%. Sin embargo, muchos de ellos simplemente dejan de comer carne, pescado, lácteos o huevos, sin pararse a pensar en las consecuencias que puede tener una dieta vegetariana sin supervisión en su salud.

Son muchos los motivos que llevan a dejar de consumir proteína animal. Sonia, una joven vegetariana, afirma que le parecía “hipócrita defender la causa animalista comiendo animales muertos”. Por ello, eliminó paulatinamente la carne de su dieta, hasta que la suprimió completamente. Sonia también dejó de comer pescado.

Las posibles consecuencias de la dieta vegetariana varían en función de la edad

Este es sólo uno de las múltiples tendencias de vegetarianismo existentes: hay quien opta por dejar únicamente de comer carne y hay quien decide eliminar cualquier tipo de alimento procedente de los animales, incluidos los lácteos o la miel.

Dieta vegetariana: habla una nutricionista

Myriam Belmar, especialista en nutrición y endocrinología del Centro Médico Nuñez de Balboa, afirma que “aunque en la población general pueda apreciarse un posible incremento del vegetarianismo”, ella, personalmente, no ha notado un incremento llamativo en el número de pacientes. La doctora justifica que “un desconocimiento de los problemas que puede conllevar una dieta vegetariana llevada a cabo de manera equivocada provoca que no consideren necesario un asesoramiento médico”.

Las ventajas de acudir a un nutricionista son, en primer lugar, que un especialista puede sugerir combinaciones de alimentos adecuadas para obtener los nutrientes que necesita su organismo. Por otro lado, el médico puede pautar las vitaminas y minerales que considere necesarios suplementar. Finalmente, aunque no menos importante, el doctor puede realizar un seguimiento de las analíticas de los pacientes para comprobar que no se están produciendo carencias nutricionales.

Anemia, debilidad u osteoporosis son algunos de los riesgos

En referencia a esto, la Dra. Miryam Belmar concluye que “el privarnos de proteína animal supone un déficit de aminoácidos, imprescindibles para la formación de células y otras estructuras que tenemos en nuestro cuerpo”. Otras de las carencias pueden ser la falta de vitaminas y minerales, con el consiguiente riesgo de anemia, debilidad, osteoporosis o un sistema inmunológico más debilitado, entre otros. Las consecuencias, añade la nutricionista, “son diferentes en función de la edad del paciente”.

Cómo sustituir la proteína animal

El riesgo de sufrir anemia, debilidad u osteoporosis, entre otros, no significa que no se pueda seguir una dieta vegetariana. Únicamente debemos conocer qué hacer para sustituir los alimentos que hemos eliminado de la dieta. La doctora Belmar propone algunas soluciones. Por ejemplo, combinar en cada comida legumbres y cereales con semillas y frutos secos. Respecto al déficit de aminoácidos, se recomienda la proteína de origen vegetal, presente en la soja o la quinoa.

En definitiva, las dos recomendaciones básicas de la doctora Belmar para llevar de forma saludable la dieta vegetariana son acudir a un nutricionista y saber qué opciones existen para sustituir la proteína animal.

About Alejandra Morata

Estudiante de 4º de Periodismo y EBS en Villanueva C.U.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.