Un lugar donde dar bien el cante

Un lugar donde dar el cante, los karaokes

A todos nos gusta cantar, ya sea por el día o por la noche, en la cama o en la ducha o en público o en privado. Para eso nacieron los karaokes, para que la gente cante y se lo pase bien. Los karaokes nacieron en Japón como medio de entretenimiento para reuniones o comidas, y han llegado hasta nosotros convirtiéndolos en lugares de ocio referentes.

Uno de los primeros karaokes que se abrieron en España, concretamente en Madrid, fue La Maripepa. Sandalio, su dueño y creador, montó hace 30 años un bar de copas con un karaoke cerca de la calle Huertas. La idea la tomó de un bar japonés donde había una pequeña sala para cantar, y tras ver la afluencia de gente que había, decidió invertir en el negocio. Colocó en el sótano de su local un laserdisc, unos altavoces y un micrófono. Y triunfó.

El paso del tiempo ha evolucionado los karaokes

Han pasado por todo tipo de soportes de reproducción de música, desde el ya citado laserdisc, que le costó a Sandalio 20.000 pesetas y disponía de sólo 18 canciones. Después pasaron al CD, a la reproducción desde el ordenador y actualmente se realiza de manera online. El karaoke dejó de ser público hace unos años, ya que había problemas con el estado de embriaguez de las personas, por lo que decidieron utilizarlo sólo para fiestas privadas.

Si la gente está de pie y activa genera más ambiente de fiesta

Ser un karaoke relativamente pequeño también les ha hecho ganar adeptos, la gente tiene que estar de pie y activa, es más fiestero -remarca Sandalio-, no te puedes sentar como en otros más grandes. Muchos karaokes también han sido castigados por la crisis, por lo que han tenido que echar el cierre.

Diversidad de personas, diversidad de canciones

La gente que va al karaoke es de diferentes edades, te puedes encontrar cualquier persona, gente mayor, máximo unos 60 años y gente joven, de 18. Las canciones, las de siempre, las clásicas. Raphael, los grupos de los años 80… La gente mayor se encasilla más con la música, elige temas clásicos y además empiezan a lanzarse más con las canciones en inglés. La gente joven busca la actualidad, y ante todo música de los años 80, “los que saben inglés se tiran más el rollo, los que no recurren a los clásicos de siempre”.

No solo hay karaoke

La Maripepa en su parte de arriba es una cervecería. Tiene gran variedad de cervezas de importación, fueron de los primeros locales en implantar la cerveza Guinness en España, sirviendo también cerveza artesana, aunque como local castizo, la cerveza que más triunfa es la Mahou.

Sandalio le da una vital importancia a la posición del local, en pleno barrio de las letras y con una de las calles más animadas de la capital. Además, la imagen del local es fundamental. Sandalio elaboró su propia decoración, aunque la gente lo asemeja a una taberna irlandesa, su creador señala que montó el negocio antes del boom de las tabernas.

El tema de las fiestas privadas sigue funcionando gracias a Google, según Sandalio. A través de la publicidad han conseguido que casi todos los fines de semana el karaoke esté reservado. “El boca a boca ya no funciona”. Dejan una libertad total a los clientes para que puedan hacer la fiesta que quieran, desde su propia lista de canciones, comida, decoración… Esto ha hecho que en el karaoke pueda haber desde cumpleaños de familias hasta despedidas de solteros. El caso es pasárselo bien y cantar. Que de eso se trata.

About Carlos Sanchez Fernandez

4º Periodismo

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.