Unas pedaladas con BiciMAD… y mucho miedo con tanto coche

¿No se te ocurre ningún plan para hoy? Te propongo un plan económico, accesible y divertido que hacer por Madrid: dar una vuelta con una BiciMAD.

El servicio de bicicletas de Madrid proporciona a la ciudad un transporte limpio a través de bicicletas eléctricas. Según su página web, el sistema BiciMAD lo componen 2.028 bicicletas, 4.115 anclajes y 165 estaciones. Por todos estos motivos este redactor decidió pasar una mañana con una de estas bicicletas, para probar la experiencia y ver las ventajas y los inconvenientes que podría tener el medio de transporte.

BiciMAD sólo está disponible para el centro de Madrid

Primeros problemas

Nada más llegar a la estación de bicicletas más cercana, ubicada en Sáinz de Baranda, ocurre el primer contratiempo. La tarjeta de BiciMAD emite el ruido para sacar una bicicleta pero ésta no sale. Decidimos ir a otra estación situada en Menéndez Pelayo, donde ocurre lo mismo, y tras varios intentos optamos por llamar al servicio técnico de la empresa, donde no dan ninguna solución más allá de que registre la incidencia. Al final, tras 40 minutos en busca de una bicicleta, se puede coger una a la altura de la calle Ibiza.

Durante el recorrido por estas estaciones para intentar sacar alguna bicicleta uno puede darse cuenta de que las condiciones de muchas de ellas son nefastas, o no tienen sillín, o uno de los dos frenos no va bien, o directamente no tienen batería.

Impresión inicial

Hay que reconocer que cuando se encuentra una bicicleta plenamente operativa funciona estupendamente. Aparte de la velocidad que alcanza, gracias al motor sin hacer prácticamente fuerza que permite desplazarse de una manera rápida y eficaz, también se consigue fomentar el transporte limpio, ecológico y el uso de la bicicleta por la ciudad.

Lo que más desconfianza genera cuando se va en la BiciMAD es el tráfico, sin lugar a dudas. Aunque se utilice el el carril derecho, señalizado con una bicicleta en el suelo por si se va despistado, los coches son un problema fundamental. En grandes avenidas hay infinitas ocasiones en las que se encuentran vehículos en doble fila, algo que obliga a circular por el carril central con una bicicleta y le hace sentir  a uno muy vulnerable. La sensación de velocidad que origina cualquier coche al ser adelantado produce miedo, algo que puede desencadenar en una mala experiencia.

Para disfrutar sí, como medio de transporte…

Tras dar un par de vueltas por el centro de Madrid, este redactor se adentra en el Parque del Retiro, un lugar idóneo para dar una vuelta en bici, porque no hay coches que molesten, está muy accesible a este tipo de transporte y es un lugar aconsejable para desconectar de la ciudad. Fue un paseo bastante agradable.

Ahí fue cuando uno se da cuenta que el servicio BiciMAD es excelente para personas que buscan utilizar la bicicleta como algo lúdico. Si por el contrario se desea usar el servicio de bicis como medio de transporte, como publicita la propia empresa, deberá atenerte a las consecuencias. Se enfrenta al tráfico de la ciudad de Madrid, a no disponer de bicis en un momento determinado o al mal estado de las  las propias que harán que se replantee su función.

About Carlos Sanchez Fernandez

4º Periodismo

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.