La banda sonora de las calles de Madrid

Pasear por las calles de Sol, por Gran Vía o en general por cualquier calle del centro de Madrid es un recuerdo asociado a la música. Pocas veces esas calles no llevan artistas que las acompañen pero casi nadie saben que estos artistas llevan tres años examinándose para poder tocar.  En octubre de 2013 la ex alcadesa de Madrid, Ana Botella, impuso una normativa que obliga a los músicos callejeros a realizar un examen para poder tocar en las calles del centro de la capital. Esta medida supuso una oleada de críticas entre los artistas que tuvieron que pasar por un jurado y poner a prueba sus habilidades.

El 70% de los músicos que se presentaron (318 solistas y grupos) pasaron la prueba

El año pasado, Manuela Carmena se comprometió a retirar dicha normativa y aunque no concretó cuándo, a día de hoy, en la calle los músicos notan una mayor libertad por parte de la policía. “A veces piden el permiso, pero si no molestas mucho y no haces mucho ruido, no sueles tener problemas”, cuentan los músicos de Earnest que llevan 5 años tocando por las calles de Madrid. Ellos pasaron el examen como otros 317 solistas y grupos que se presentaron.

No todos opinan lo mismo

“La gente que toca en las calles toca porque le apetece, tocan donde pueden y dan ambiente a la ciudad”, asegura una madrileña que no entiende el por qué del examen. Tampoco lo hacen muchos músicos que opinan que este tipo de control puede perjudicar a la capital pero también a ellos mismos. “La mayoría tocamos en la calle para sobrevivir, yo toco 10 horas al día porque lo necesito para vivir y si no pasara el examen, ¿qué hago?”, dice Jerry con frustración, tras 10 años tocando en Madrid.

Sin embargo, existen muchos músicos y transeúntes que sí que están de acuerdo con la ley. “Tiene que haber alguna forma de control de calidad” asegura César, un ecuatoriano que lleva tocando en el centro varios años, aunque él no llego a realizar el examen. “Esa ley lo único que puede hacer es beneficiar a todo el mundo, mejor música en la calle y menos ruido ensordecedor, ahora hay mucho menos control y cualquiera puede tocar”, comenta una joven que apoya esta medida.

La dinámica de una prueba callejera

“El examen -cuenta el grupo Earnest- era algo sencillo, era un examen de aptitud, no exigían unos niveles muy altos, que tocaras algo decente con capacidad de entretenimiento… A nosotros nos bastó con una canción”. El 70% de los músicos que se presentaron (318 solistas y grupos) pasaron la prueba que no estuvo exenta de polémica, entre otros, la Asociación de Músicos de Madrid que manifestó su disconformidad.

A día de hoy las calles de Madrid siguen estando acompañadas por músicos que, con examen o no, han decidido poner su granito de arena para entretener a los millones de turistas y madrileños que pasean por sus calles cada día.

(Con información de Carmen Umpiérrez)

(Visited 740 time, 1 visit today)

About Cristina Carrasco

Estudiante de 4º de Periodismo y EBS en Villanueva C.U.

1 comments

El problema no es la prueba sino que sólo se hizo una hace 3 años y no han vuelto a abrir convocatoria. De toda la gente que se saco la licencia hay muchos músicos que ya ni vivirán en Madrid. Este artículo no incide sobre la verdadera problemática sino que se queeda en la superficie de un titular que genera controversia en lugar de hacer una verdadera reflexión e informarse de la situación real de los músicos.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.