La ballena no envejece, se rejuvenece

Veinticuatro años, casi un cuarto de siglo, lleva la sala Moby Dick dando guerra en la noche madrileña. Sus incondicionales han tenido ahora la oportunidad de asistir a su reinauguración, la “Moby Re-volution”.

Dicen que “aunque la mona se vista de seda, mona se queda”. Este no ha sido el caso de la mítica ballena madrileña, que consiguió sorprender a todos los que pasaron por allí. Ha cambiado, todo lo que vemos en el  interior ya no es madera, ni un bonito barco, como lo era en antaño, ¡pero aún así mola! Es el caso de los baños, en los que el lavabo está hecho con un barril de cerveza, al igual que el orinal para chicos. El Grupo Moby Dick siempre sorprende y nos deja con la boca abierta.

Música para celebrarlo

La de la reinauguración fue una noche para darlo todo y la música era la acorde para el momento. Paula Quintana (Radio 3) y Diana Aller fueron las madrinas de la reapertura. La bebida era infinita, el cóctel interminable y el buen rollo en el interior del cetáceo era aún mejor.

“En este escenario ha habido más de 4.000 actuaciones, desde que abrimos las puertas en 1992”

Hugo García, director de comunicación del grupo Moby, explicó que, además de conciertos, los miércoles también se pueden ver monólogos en su escenario con “Central de Cómicos” . La sala está preparada para acoger a casi 300 jóvenes y no tan jóvenes, la ballena también acoge conciertos para los más pequeños de la casa.

Deja una respuesta