Desperta Ferro: el grito de batalla de las revistas históricas

“En España faltaba una revista dedicada a la historia militar de manera seria y científica”. Esta fue la premisa de la creación de Desperta Ferro Ediciones en el año 2010, según Alberto Pérez, uno de sus tres fundadores originales. Hoy, esta revista histórica bimestral cuenta con trece trabajadores a su disposición, que se ocupan de redactar sobre temática bélica de toda la historia de la Humanidad, y puede encontrarse tanto en kioscos como en librerías, museos y bibliotecas universitarias. “Queríamos hacer una revista seria pero asequible al gran público“, señala Pérez, editor de la misma.

El nombre de la revista se debe al grito de guerra de los almogávares

Con cuatro cabeceras que cubren todas las etapas históricas (Antigua y Medieval, Historia Moderna, Historia Contemporánea y Arqueología e Historia) esta pequeña redacción se encarga de hacer “un poco de todo”, según Pérez. “Contactar con autores, traducir textos e incluso el mantenimiento de las redes sociales”, ese es el día a día de esta revista histórica que fue bautizada con el grito de guerra de los mercenarios almogávares.

Números monográficos

La oferta de revistas históricas en España es bastante amplia, con numerosas cabeceras en los kioscos. ¿Cómo hace Desperta Ferro para competir con estas revistas? “Nos diferenciamos de ellas en nuestros temas muy específicos y monográficos”, señala Pérez, pues cada uno de los números de las cabeceras exploran un tema histórico como la batalla de las Ardenas o los tercios españoles.

“Nos diferenciamos en el contacto con numerosos especialistas”

Y para escribir sobre estos temas, la redacción de Desperta Ferro suele contactar con numerosos especialistas históricos de todos el mundo, tanto del ámbito académico como del ámbito más amateur. De esta forma, Desperta Ferro “consigue tratar los temas con más profundidad y con más matices”, señala Alberto Pérez.

Elección de los temas

“Hay dos tendencias de lectores, los que leen temas que les resultan familiares y los que buscan temas novedosos”, resume  de esta forma Alberto Pérez a la audiencia de su revista histórica. Es de esta forma como se eligen los temas históricos que construyen Desperta Ferro, que van desde temas generales como el Imperio Romano o la Segunda Guerra Mundial pero tratados con otra perspectiva, hasta temas de los que “apenas se publica en España” como el juego colonial de las potencias en Afganistán. “Creemos que en esto radica nuestro éxito”, destaca Pérez.

“Nuestro éxito radica en otras perspectivas”

La importancia de la historia

“La historia explica desde tu nombre hasta por qué el fin de semana es festivo”, responde Pérez al ser preguntado por la importancia de su materia. En este sentido, el editor de Desperta Ferro señala que su especialidad es “fundamental para tomar decisiones políticas y saber lo que está pasando en el mundo”. “Si quieres entender hacia donde va el mundo, debes mirar hacia el pasado”, sentencia Alberto Pérez.

(Con información de Ana de Narciso)

(Visited 970 time, 1 visit today)

About Pablo Gómez Salcedo

Estudiante de 4º de Periodismo en Centro Universitario Villanueva. Me apasiona el cine, las series y la música.

1 comments

La labor que hacen es digna de elogio. Fue una revista que creció mucho con el apoyo de simpatizantes de la historia, arqueólogía y hasta dentro del mundo de la recreación histórica.
Sin, embargo creo que se han vuelto un poco “snobs” porque ya no cuentan con articulistas españoles procedentes de ámbitos como la recreación histórica o gente que, a pesar de contar con experiencia en sus campos como la historia militar, la arqueología o incluso escritores de libros reconocidos, parece que si no son Doctores Universitarios o eminentes catedráticos o investigadores del CSIC ya no tienen cabida aquí como articulistas.
Eso sin contar que su preferencia ahora además de estos eminentes académicos españoles es por profesores e investigadores del extranjero, como si en nuestra tierra no tuviésemos grandes especialistas en ciertas materias, siendo su mala suerte no ser Doctores o Catedráticos.
Me gustaba esta revista mucho más antes cuando eran más receptivos a propuestas; estoy cansado de escribirles y mandarles propuestas y la callada por respuesta. Ahora con los años he entendido por qué. A veces la seriedad y tanto elitismo no es bueno y acabas por perder la autenticidad y la cercanía con la que se empezó a favor de lo comercial.
Saludos.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.