La investigadora española que imprime piel humana

Ingeniera Electrónica Industrial y Automática por la Universidad Carlos Tercero de Madrid, con tan solo 21 años diseñó su primera impresora 3D: Wendy. Un sistema que más tarde inspiraría la primera impresora 3D capaz de crear piel humana en España: BioBbot. La autora: Nieves Cubo.

“Con Wendy sentí que mi imaginación no tenía límites, podía crear cualquier cosa”

Su historia comienza con un trabajo de fin de grado. Investigó en el campo de la impresión de tejidos en el Departamento de Bioingeniería en la Universidad UC3M, durante su formación. “Me puse en contacto con el nuevo departamento de Bioingeniería de la universidad. Eran especialistas en enfermedades de la piel y tenían una patente para hacer piel humana en el laboratorio”, confiesa Cubo.

“Cuando se reduce el dinero destinado a investigación se está perjudicando el futuro de todos”

Los científicos tenían la técnica y los conocimientos. La joven investigadora, la fórmula para automatizar el proceso: su impresora 3D. “Yo hacía impresoras y llegamos a la conclusión de que juntos podríamos crear un sistema para imprimir piel humana, y lo conseguimos”, relata Cubo. Además, añade que el método inicial de los científicos “era muy artesanal y poco reproducible”. Un hecho que impedía una caracterización apropiada de sus equivalentes dermoepidémicos (nombre asignado a esta “piel” humana de laboratorio).

¿Cómo hacer una impresora 3D con células vivas?

La imaginación se la dio Wendy, su primera impresora 3D. Con ella jugaba y creaba cualquier objeto, hasta conseguir-un año más tarde- la impresión de piel humana.”Para hacer la bioimpresora me basé en una impresora 3D normal. En lugar de depositar plástico a 210ºC, tenía que ser capaz de trabajar con células humanas vivas, en medio fisiológico, sin producirlas ningún daño”. Para conseguir estos cambios la investigadora estudió el funcionamiento de diferentes sistemas de bombeo.

¿Transplante de órganos impresos?

Los pertinentes análisis clínicos y la financiación retrasan los procesos de investigación en España. Son años de exhaustivas pruebas para dar la luz verde. Asistimos de manera asidua al consumo de informaciones sobre la utilización de órganos impresos en pacientes . Pero aún hay mucho de “ficción”. “Cuando dicen que algo ya está aquí, ni de lejos es cierto. Queda mucho por hacer, confiesa la investigadora.

“El transplante de órganos impresos aún es prematuro”

Hace unos años el grupo de Anthony Atala llegó a implantar vejigas impresas en pacientes y tuvieron que retirarlas. Nieves Cubo explica el motivo: “El transplante de órganos  impresos es prematuro, todavía no se habían ensayado bien en el laboratorio y hubo que retirarlos debido a distintos fallos”.

“Todo órgano artificial debe pasar por un ciclo de pruebas en el laboratorio”

Como si un medicamento se tratara, en España todo órgano artificial o bioimpreso debe pasar por un ciclo de pruebas en el laboratorio y ensayos preclínicos. Esto no sucede en países como Estados Unidos.

España vs Estados Unidos

En España la implantación de piel artificial en pacientes está cerca. Quedan años de investigación y financiación, pero la técnica ya está aquí. “El éxito de mi grupo de investigación, es que ellos ya contaban con el método artesanal, conocían los materiales y células que había que emplear. Además tenían mucha experiencia en este tejido“, sentencia Cubo.  Añade que en la bioimpresión “lo relevante se encuentra en biología y no tanto en la tecnología”.

Hay un paso previo a la investigación: el estudio de la literatura existente. “Encontramos mucha información acerca de la impresión humana, pero aún nadie había conseguido llevarlo a la práctica“, aclara Cubo. Tras la negativa, el grupo de Nieves Cubo se lanzó a la investigación. “Si había tanta gente involucrada y nadie lo había conseguido sería muy difícil llegar al final. Ni si quiera en Estados Unidos había pruebas de ello“, relata la investigadora.

La ausencia de financiación o el Crowdfunding Social

En los últimos años España ha descendido en la tabla europea de inversión en Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i). Se encuentra casi un punto por debajo del resto de países de Europa. Aún así la investigación y los jóvenes talentos españoles continúan creyendo en sus proyectos. Ser financiados ya es otra cosa.

Nieve Cubo alerta: “Cuando se reduce el dinero destinado a investigación se está perjudicando el futuro de todos”. Pero existen alternativas-aun poco fehacientes- a la financiación estatal: Crowdfunding Social. Una salida que ya usan los científicos. “Cuando se recorta en financiación se  buscan otros medios, como por el ejemplo el crowdfunding o la colaboración con otros centros y se intenta hacer recorte de gastos: viajes, material y congresos”, aclara Cubo.

Un grupo de científicos de la UC3M que con escasez de medios consiguió hacer realidad su proyecto para la medicina regenerativa: ser los primeros en la impresión del piel humana.

(Visited 273 time, 1 visit today)

About Bárbara Cid Rivero

Estudiante de 4º de Periodismo

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.