Los drones no son juguetes, son aeronaves

Parece ser que el 2016 puede ser también el año de los drones. No cabe duda del éxito que están teniendo estos aparatos  en los últimos tiempos. Sin embargo, la realidad es que se trata de una moda muy peligrosa ya que la mayoría de sus usuarios los consideran juguetes, y no auténticas aeronaves. Esta situación ha incitado a los gobiernos de todo el mundo a tomar medidas con respecto  a la regulación de estos vehículos aéreos no tripulados.

El dron como hobby

Para volar un dron es necesario seguir las normas de seguridad de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA). Algunas de esas medidas son:

-No se pueden volar en zonas urbanas.

-No se pueden volar sobre aglomeraciones de gente (parques, playas, conciertos…)

-No se pueden volar de noche.

-No se pueden volar cerca de aeropuertos u otras zonas donde se realicen vuelos con otras aeronaves a baja altura.

-No se puede poner en peligro a terceros.

“Divertirse significa volar de manera segura”

Además, el uso imprudente de un dron puede tener consecuencias graves. La multa por utilizarlo indebidamente puede alcanzar los 225.000 euros.

El dron como actividad profesional

Para realizar una actividad profesional con el dron, hay que conseguir un certificado aprobado por un ATO, un centro de formación aprobado por AESA. Existen numerosas escuelas Ato en España, las cuales se pueden encontrar en la web de AESA.

Para conseguir esta licencia hay que ser mayor de edad, superar primero un examen teórico y  uno práctico, además de presentar un certificado médico y abonar la cantidad necesaria para obtener el título (1000 euros aproximadamente).

Por último, es necesario acreditar que tienes los conocimientos necesarios para pilotar ese dron en concreto (con el que se haya hecho el examen práctico), algo que puede acreditar el mismo piloto del aparato con un documento. Este debe llevar implícito los datos técnicos precisos de la aeronave.

Para volar un dron con fines profesionales es necesario tener una licencia

Grabar con un dron

La nueva normativa permite grabar en el exterior con un dron hasta los 25kg del mismo. Siempre que sea de día y con condiciones meteorológicas adecuadas;  en zonas no urbanizadas con edificios aglomerados  o con agrupaciones de personas al aire libre. Esta norma también incluye los espacios aéreos no controlados, manteniendo siempre la vista en el dron, y a una distancia del piloto no mayor de 500 metros.

Es necesario realizar una comunicación previa al responsable de AESA en la que incluya toda la comunicación necesaria. Una vez realizada la declaración, el recibo que lo acredita, servirá como habilitación para operar con estos drones. Además, aunque una persona esté autorizada a ser operador de drones, es obligatorio tener una autorización exclusiva de AESA.

Por lo tanto, si los drones forman parte de uno de tus hobbys, deberás acatar las normas de seguridad establecidas para estos aparatos. Si lo quieres para uso profesional, debes conseguir el carnet de drones.

About Maria Masaveu Mateos

Estudiante de 4º de Periodismo en el Centro Universitario Villanueva Natural de Jerez de la Fra.

Deja una respuesta