Mario Casas marca el ritmo en el Festival de Málaga

Madrid Puerta de Atocha- Málaga María Zambrano. Horas de preparativos, cuadernos de ideas sueltas y asuntos de última hora. Comienza la XIX edición del Festival de Málaga de cine español.

La ciudad luce una alfombra roja por sus principales avenidas. Pasodobles callejeros de esos que te llevan a algún recóndito lugar de tu memoria provocando una sonrisa y cientos de personas esperando a sus estrellas en los puntos de encuentro.

Sería un pecado capital no acudir al teatro Cervantes. Vértigo, focos y multitud de periodistas en las trincheras de la alfombra roja para conseguir esa frase que titule su noticia de manera apoteósica. Hombres de negro que manejan el cotarro de la ceremonia y te acercan al protagonista de una u otra película. Luces, sonrisas y trajes de diseño para la noche del cine.

Decenas de rostros conocidos sonríen ante las cámaras. Mirada, pose, media vuelta, nueva pose y un desfile para llegar a la entrada del teatro.  Fans que corean canciones a sus intérpretes favoritos  y gritos para conseguir ese ansiado autógrafo o selfie que compartir en sus redes.

Encuentros y reencuentros entre los invitados a la gala, un photocall lleno de gestos. Abrazos, sonrisas, miradas cómplices y encuentros azarosos con antiguos compañeros de trabajo. El amparo del anonimato desaparece cuando los vestidos de postín y los trajes de corbata se posan en la ansiada pasarela.

El efecto Mario Casas

La Gala de inauguración conducida por Javier Gutiérrez y la ganadora del Goya Natalia de Molina inició en los exteriores del teatro Cervantes con el recibimiento de los miembros más relevantes de la industria. Sonido ambiente, ruido de flashes, autógrafo por aquí, saludo por allí y de repente parece pararse el mundo.

Nadie como Mario Casas acaparó tanta atención en la alfombra roja

Mario Casas entra en la alfombra roja y desata un río de gritos, llantos y aplausos reclamando su presencia. Paradas con la prensa, paradas con los fans y sonrisas a todos los allí presentes. De traje azul y negro el madrileño que saltó a la fama con Los Hombres de Paco fue sin lugar a dudas el protagonista de la noche.

Cervezas entre amigos comentando el ajetreo, brindis por los proyectos que se encuentran en la mesa de concurso, atención a cada paso, a cada película y a cada actor. Málaga se viste de gala para dirigirse a las estrellas.

About Diana Fernández

Estudiante de 4º de Periodismo en Villanueva C.U.

1 comments

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.