La resurrección de las artes de combate medievales en Europa

Cae la tarde sobre un suburbio residencial de Cork. En el parking de un centro deportivo comunitario, los jugadores de una escuela local de fútbol se despiden sudorosos unos de otros. Una fila de niñas sale de su clase de ballet mientras un grupo de personas espera a la entrada con extraños atuendos color negro y grandes bolsas de deporte. Media hora después, el silencio de la noche solo es roto por el repiqueteo del entrechocar de los aceros. Los estudiantes de la escuela Cork Blade Masters toman la última lección del día: la resurrección de las artes de combate medievales.

La esgrima histórica es muy diferente de la esgrima deportiva

En los últimos quince años se ha intensificado un movimiento que comenzó entre historiadores y aficionados a las artes marciales de Occidente. Devuelto a la vida por la curiosidad y la imaginación, crearon una disciplina que, a pesar de ser nueva, de moderna no tiene nada. Son las Artes Marciales Histórico Europeas (o HEMA, de sus siglas en inglés). Eduardo Mira, un practicante de espada larga, envaina su acero para responder a algunas de nuestras preguntas.

La Verdadera Destreza

Resulta innegable desde una perspectiva histórica la importancia de la espada larga, no solo como elemento de batalla si no como símbolo cultural de la Edad Media en Europa. Las batallas anteriores al siglo XVIII se libraron con el acero como protagonista. Y detrás de todo sistema de combate, hay una técnica y un estudio marcial. Según Mira “entre las armas más populares se encuentra la espada larga, pero en España es muy popular la lucha con daga y espada ropera (o rapier)”, como en la España del Siglo de Oro. Esta disciplina es especialmente popular entre los miembros de la Asociación Española de Esgrima Antigua (AEEA), con sede en Madrid.

Los combates en el cine no se parecen en nada a la realidad

“El desarrollo de las HEMA no ha tenido continuidad a lo largo de la historia, por lo tanto no existen fuentes de aprendizaje actuales muy desarrolladas” cuenta Mira. Todo el conocimiento proviene del estudio que los practicantes realizan sobre los textos antiguos y su puesta en práctica. Por ello “no hay certeza sobre si las técnicas practicadas actualmente corresponden con las con las de la época”, y al final, “aprender a combatir es un método de ensayo y error”, “si ves que algo funciona, te lo quedas” sentencia Mira, espada en mano. Eso sí, “procurando siempre respetar lo recogido en los tratados y manuales”.

Hay que tener en cuenta que los escritos empleados provienen de fuentes dispersas en el espacio y el tiempo a lo largo de más de diez siglos de Historia. Por tanto, hay artes como el combate de gladiadores cuyas nociones técnicas se extraen de la interpretación de relatos, objetos históricos y sobre todo del arte de época (pinturas y esculturas). Buena parte del material traducido e interpretado hasta la fecha está disponible en la página web Wiktenauer, un trabajo de recopilación iniciado en el año 2009 que pone los descubrimientos en HEMA al acceso de todos.

HEMA y el Cine

El contexto en el que se desarrollan y entrenan la mayoría de técnicas de combate medievales no se integra la armadura de caballero. De hecho, “en el combate real con armadura se emplean unas técnicas muy específicas que poco o nada tienen que ver con el combate sin ella” asegura Mira. Por desgracia, “en el cine se ha mezclado todo”, y lo que vemos en la pantalla no es más que una mera “imitación vistosa” de la realidad.

Aunque todo sea dicho, “al cine debemos agradecerle el interés que han cultivado recientemente muchas personas, por un arte como es el combate medieval”, insiste Mira. Y lo cierto es que entre los practicantes hay conocimiento de la rapidez con la que está creciendo la afición por las HEMA. “Los más veteranos apenas llevan una década a la espalda”, salvo excepciones, como el Maestro Bomprezzi, Director de la Asociación Española de Esgrima Antigua de Madrid .

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.