Caricaturas reales sobre la mesa

La baraja de cartas es, quizá, uno de los entretenimientos más antiguos que existen. Juegos del azar, tarot, simbología,… son tantos los usos como siglos de historia. Pero tal vez, antes de formar un cuarteto, tirar la carta más alta o conseguir un trío de ases, no nos hemos parado a pensar en quién diseña las barajas.

Fernando Corella levanta el lápiz y, con dos trazos, dibuja sobre el papel una figura. Da igual lo que se le ocurra, un perro, un gato o un camión. O un rey. O mejor dicho, al rey Juan Carlos I. Sobre un naipe, caricaturizado, perfectamente plasmados sus rasgos. Y así, toda una baraja de reyes, reinas e infantes. Desde los Reyes Católicos hasta la Infanta Leonor. Cuando el talento de dibujante se une al humor, aparece un ilustrador nato; le basta con observar los retratos de las dinastías que han pasado por el trono español en el Museo del Prado para realizar las caricaturas que luego estarán sobre la mesa.

Ilustrador desde siempre

Corella se define a sí mismo como un “humorista gráfico”. Además, es profesor de Villanueva C.U. como tutor de proyectos de los alumnos de Publicidad y Relaciones Públicas. Siempre ligado profesionalmente al mundo del dibujo, dejó atrás varios años de ilustración en el diario YA para dedicarse a su empresa. Pero ahora, desde hace cinco años, ha vuelto a dedicarse exclusivamente a su talento con el lápiz.

Y cuando, en 2015, la Asociación Española de Coleccionismo e Investigación del Naipe buscaba un tema para la elaboración de su baraja anual, surgió la idea: el acontecimiento histórico del año: la abdicación de Juan Carlos I y la proclamación de su hijo, Felipe VI.

El diseñador de esta novedosa baraja ya había realizado otras antes, como la baraja del Atlético de Madrid o una sobre Las Navas del Marqués. Tiene su propia web de dibujo y colabora con diversos proyectos de humor gráfico. Ante el reto de crear una baraja de la Monarquía Española, se puso manos a la obra desde la propuesta inicial.

“Cada baraja es, mínimo, un mes de trabajo, desde la idea hasta la elaboración”

Como el ilustrador afirma, el proceso creativo es “algo lento y difícil”. Para llevar la idea de la mente al naipe hay, mínimo, “un mes de trabajo”. Una vez planteada la idea, se crea el proyecto: el diseño, la maqueta, y toda la dificultad que conlleva. “Cada baraja es un mes de trabajo. Hay que tener en cuenta reglas estrictas de los naipes españoles: cuatro palos, las sotas suelen ser mujeres, encajar los caballos,… Todas las cartas deben tener un porqué”, afirma Corella.

Dibujar las figuras de una baraja y contar sus historias requiere, como toda narración, de una documentación. “La documentación más precisa son los cuadros históricos que hay en el Museo del Prado. Por dos razones, por los procesos creativos de los pintores, que no solo retrataban a esos personajes sino también el ambiente, y también porque el colectivo lo identifica”, explica el ilustrador.

La imaginación como solución

En toda narración se presentan también obstáculos. Encajar un caballo, por ejemplo. Y, en su sentido más amplio, a Corella le costó trabajo encajar el caballo en la figura del rey Juan Carlos I. “No hay retratos de Juan Carlos I a caballo, así que se me ocurrió dibujarle con el caballo del Guernica detrás. Así se simboliza el cambio, la etapa de la Transición, en la persona del rey”. O, por ejemplo, la Infanta Leonor, a la que, al ser una niña, no la caracteriza, sino que hace uso de la imagen del Rey León levantado en brazos para representarla. “Usé ese juego de palabras, La Reyna Leonor, para poder retratarla sin caricaturizarla”, afirma. Todas las caricaturas se hacen “desde el respeto y a la vez fáciles de identificar”, fieles a los retratos de Tiziano o Goya.

“No hay retratos de Juan Carlos I a caballo, así que le dibujé con el caballo del Guernica detrás”

Y así, uno a uno, van desfilando cronológicamente, entre oros, bastos, copas y espadas, los miembros de la Casa Real. Todos con un sentido, una peculiaridad, acorde a su tiempo. El dibujante afirma que “cualquiera, si trabaja horas y horas, aprende a dibujar. Hace falta imaginación y mucho trabajo”. El lápiz de Corella va contando la historia de España, y, de paso, deja en la mesa el entretenimiento más antiguo, asegurado.

(Con información de María de la Peña)

(Visited 303 time, 1 visit today)

About Sara Delgado García

Estudiante de cuarto de Periodismo en Villanueva C.U.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.