Diego Herrero: “Cuando voy a la guerra sé que puedo no volver”

“Permanecer vivo, evitar todos los heridos posibles y sacar buenas imágenes. Es sencillo, aunque suene frívolo. Es todo lo que tiene que hacer un reportero bélico, aunque no es poco”. Ni más ni menos. Ir a la guerra y volver vivo. Y, además, hacer tu trabajo. En eso resume la labor del enviado especial Diego Herrero, y con ello arrancó su conferencia.

Permanecer vivo, evitar todos los heridos posibles y sacar buenas imágenes, declaró Herrero

El encuentro profesional se celebró el viernes 4 de marzo en el Villanueva C.U y fue dirigido a todos  los alumnos de 2º de Periodismo y Comunicación Audiovisual. Durante una hora y media Diego Herrero cautivó a los estudiantes con todas sus experiencias vividas.

“Encontré, en el garaje de la casa de un tío abuelo, una caja con un libro de fotografía del famoso gráfico de guerra Robert Capa (Budapest, 1913) y una máquina de fotos de los cincuenta. Era pequeño pero desde ese momento supe que mi sueño era viajar y retratar todo con la cámara”, recuerda Herrero, que confiesa que este descubrimiento fue el origen de su profesión.

Diego Herrero (Madrid, 1975) es licenciado en Periodismo y Comunicación por la Universidad Complutense de Madrid. Siempre tuvo claro que quería cubrir conflictos bélicos y catástrofes naturales. Empezó su andadura profesional en Telecinco, donde estuvo ocho años, y fue testigo de importantes acontecimientos como el Golpe de Estado de Chávez en Venezuela (2002), la Segunda Intifada de Palestina (2000-2005), la caída de las Torres Gemelas (2001) o el tsunami de Indonesia en 2001, entre otros.

“Eres un adulto sin armas con una cámara entre gente armada que se está matando”

De esta etapa destaca lo mucho que te marca este tipo de coberturas. “Eres un adulto sin armas con una cámara entre gente armada que se está matando. ¿Cómo explicas eso?”, preguntó el reportero a los estudiantes. Herrero arrojó una estadística según la cual 150 periodistas y 154 camarógrafos han muerto entre 2003 y 2011 haciendo este tipo de trabajos, algunos compañeros suyos. “A lo mejor no vuelvo, tengo que asumirlo”, se decía Herrero cada vez que partía al campo de batalla.

Dilemas éticos, ¿grabar cuando le van a matar?

El reportero madrileño reconoce que todo esto te hace perder empatía y humanidad. Llega un punto en el que no temes morir sino los que te esperan en casa. Además, menciona los numerosos dilemas éticos a los que se deben enfrentar los periodistas en estas situaciones. “He llegado a ver como niños palestinos tumbados bajo un árbol, de repente se levantan a tirar piedras a soldados israelíes solo porque me ha visto llegar grabando y quieren que les filmen. Es mi deber apagar la cámara. Sin embargo, la situación se complica cuando estás en un cerro filmando cómo niños cruzan, una y otra vez, un puente entre la zona palestina-israelí y sabes que uno de ellos va a morir disparado. Tú esperas, porque en realidad no puedes hacer nada para evitarlo, y sabes que lo que estás buscando es esa imagen para mostrarla, pero tu sensación es la de una hiena al acecho del mejor plano. ¿Cómo sentirse en ese momento?”, explica Herrero sobre sus grabaciones durante las Intifadas.

Al hilo de esto, mencionó el poder de la comunicación, el poder televisivo y ahora de las redes sociales. Cómo a veces se les acusa de ser partidistas si filman las muertes de un bando o de otro. Ponen en riesgo su vida para obtener mayor recompensa por sus producciones, y denuncia la culpa que tienen los empresarios de medios cuando les dicen que no se arriesguen demasiado, y sin embargo saben que le van a pagar más cuanto más peligro corran. “Riesgo y recompensa, siempre evaluando la situación”, explicó el reportero.

Rumbo a China

Finalmente, tras estos ochos años tan intensos, Herrero decidió abandonar lo que para él era “zona de confort” y partir una nueva aventura hacia China. Este periplo comenzó en 2007 y aún perdura. Explicó cómo consiguió un visado como corresponsal de VNews, agencia de noticias de Antena 3, y una vez allí decidió dedicarse al mundo freelance y a la producción de documentales de treinta minutos que ha vendido a diversas cadenas internacionales como la prestigiosa BBC o Aljazeera.

Cerró la conferencia animando a los estudiantes a que aprendan idiomas porque “el mundo no se acaba en los Pirineos y la globalización es cada vez más inminente”.

About Nazaret Moris

Estudiante de 4º de Periodidmo y RRII en Villanueva C.U.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.