Avatares de tener un Europarlamento bicéfalo

La Unión Europea tiene dos Europarlamentos, uno en Estrasburgo y otro en Bruselas. A primera vista no tiene más importancia, e incluso se le ven ciertas ventajas, por eso de distribuir organismos europeos por el continente. Sin embargo el movimiento Single Seat, conformado por miembros del Partido Popular Europeo, los Liberales, el Partido Socialista o Los Verdespelean por unificar las instituciones en una sola sede.

Los costes de la dualidad

¿Cuál puede ser el problema de que haya dos parlamentos? Por hablar de datos exactos, el coste de tener dos sedes del Parlamento Europeo, en cuanto a lo económico, es de unos 140 millones de euros al año. En los movimientos de Bruselas a Estrasburgo debido a la actividad del PE se emiten 19.000 toneladas de CO2, o lo que es lo mismo, lo que emiten 11.300 coches familiares durante un año (haciendo 12.000 kilómetros) o 4.900 vuelos de Berlín a Nueva York. Desde Bruselas hasta Estrasburgo hay 5 horas en coche (con un coste de 70 euros), 5 horas en tren (coste de 250 euros) o 3 horas en avión (con un coste de 700 euros). Y esos son solo algunos de los costes.

Como respuesta esto, en 2010 surgió el movimiento  “Brussels- Strasbourg Seat Study Group”, promovido por el europarlamentario Edward McMillan-Scott, que acabó convirtiéndose en el actual ‘Single Seat’. En 2014, la europarlamentaria italo-sueca por el Partido Popular Europeo, Anna Maria Corazza, pasó a ser la portavoz de este movimiento. “Hay que desplazarse cada 4 semanas a Estrasburgo, eso afecta a la productividad del Parlamento”, se lamenta Corazza en declaraciones a cuv3.

 El coste de tener dos sedes del Parlamento Europeo es de unos 180 millones de euros

Pero, ¿por qué nos encontramos con dos sedes parlamentarias? “La razón de este hecho es histórica: establecer una sede en Francia en aquella época tenía una carga simbólica importante”, explica Beatriz Becerra, europarlamentaria de UPyD. Becerra explica que no solo hay dos sedes del Parlamento, sino que además existe otra sede más de la UE, en Luxemburgo. “En la actualidad no tiene ningún sentido que 751 eurodiputados tengan que desplazarse cada mes desde Bruselas junto a casi 5000 empleados”, lamenta la eurodiputada.

Corazza se muestra convencida del camino que han emprendido hacia la sede única, y el Parlamento también parece estarlo. En octubre el propio Europarlamento votó emprender el camino hacia ese objetivo, y el 76% de los parlamentarios estuvieron a favor de ello. “Tenemos una petición con más de 10.000 ciudadanos apoyándonos”, explica la representante del movimiento. Corazza asegura que hay “una amplia mayoría que apoya la sede única”, y que la verdadera pregunta es dónde debe estar dicha sede, si en Bruselas o en Estrasburgo.

Se emiten 19 mil toneladas de CO2 al año: el equivalente a 4.900 vuelos de Berlín a Nueva York

Además el PE no deja de crecer. En 1970 solo había 410 europarlamentarios, actualmente ya tenemos 766. Eso son muchos más trabajadores para mover. La Unión está en un proceso de continuo crecimiento, con la descongelación de las relación con Turquía para su admisión en la UE, y además acaba de llevar al Parlamento Europeo la medida de que Frontex pueda desplegar cuerpo de la Unión en las fronteras exteriores de la misma incluso sin el permiso del estado miembro. Este proceso de centralización de poderes por parte de la Unión debería, según los miembros de ‘Single Seat’.

Lo que se juega Bruselas

Los últimos atentados en París y la situación en Bruselas han arrojado dudas sobre si corre peligro que Bruselas siga siendo capital de la UE. “De establecerse una sede única quizás se podría discutir cual es el lugar más idóneo, pero en ningún caso condicionados por la presión de los terroristas”, explica Becerra. “De todas formas Bruselas ya cuenta con unas instalaciones que se quedarían desaprovechadas en el caso de establecerse en otra ciudad la sede del Parlamento Europeo, suponiendo otro despilfarro más”, apunta la política. “Asimismo, Bélgica, hasta la fecha, representa el espíritu de lo que es la Unión. Europea”, sentencia.

“Bélgica, hasta la fecha, representa el espíritu de lo que es la Unión. Europea”

Bruselas se juega mucho en esta lucha por no perder su puesto como capital de la UE, como apuntaba Bernardo de Miguel en un artículo reciente en el diario económico Cinco Días. La capital de Bélgica no vive del turismo (que aporta el 2% de su Producto Interior Bruto), sino de las actividades relacionadas con la Unión. De hecho la presencia de las instituciones europeas supone el 15% del PIB bruselense. Todo esto sin contar que también es la sede de la OTAN.

(Visited 229 time, 1 visit today)

About Ignacio Alarcón

Estudiante de 4º de Periodismo en CUV. Información política, económica e internacional.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.