Mario Conde: “Esto que lo arreglen otros”

No podríamos hacer un recorrido riguroso por las últimas décadas de la historia política, económica y financiera de nuestro país sin nombrar a Mario Conde. Y difícilmente podríamos encontrar tampoco un personaje que aunase en los tres ámbitos tanto carisma y poder mediático. Nacido en la localidad pontevedresa de Tui, destacó siempre por su extraordinaria capacidad de estudio. Con veinticuatro años aprobó las oposiciones de Abogado del Estado con la mejor nota de la historia de este cuerpo. El joven Mario estaba destinado al éxito. Pero ese reconocimiento social no se reflejaba solo en la prensa económica o política, sino también en el papel cuché. Nadie como él ha sabido tocar el cielo y el infierno sin perder un ápice de elegancia.

Pregunta: ¿Deseaba usted una vida intensa o se ha visto inmerso en ella?

R: Siempre te ves inmerso en ella, eso es así. Nosotros provocamos con nuestros propios actos situaciones más o menos tensas. Si me preguntas si me ha gustado vivir mi vida, sí, me ha parecido que he tenido la suerte de vivir una vida muy intensa y variada. Y eso te hace más ser fuerte.

P: ¿Hace balance con frecuencia del pasado o prefiere mirar sólo hacia el futuro?

R: El pasado siempre te acompaña, está siempre contigo. Pero los que se quedan en el pasado se quedan quietos y se mueren. Por eso yo siempre estoy pensando en el futuro.

“Este país crea ídolos pero al mismo tiempo trata de romperlos”

P: ¿Cuánto de pragmatismo y cuánto de idealismo entraña su personalidad?

R: Básicamente el 90% de idealismo y el 10 % de pragmatismo. Hay gente que es mucho más pragmática, pero yo me muevo por criterios. Siempre he tenido muchos ideales en la cabeza. Siempre he querido conseguir cosas bonitas, por eso me gusta la poesía.

P: ¿Qué acontecimientos han tenido más valor para usted, los profesionales o los personales?

R: Siempre los personales.

p: Abogado, banquero, político.. ¿cuál ha sido el precio de una carrera tan fulgurante?

R: El sufrimiento. Cuando vives en un país como este, te escollas en determinados aspectos de la vida, sea la financiera, política, literaria… este es un país al que no le gusta lo superior. Es decir, un país que crea ídolos pero que al mismo tiempo trata de romperlos. Por ello, te hace sufrir pero al mismo tiempo te da muchas alegrías.

“Yo no hago caso a los políticos”

P: ¿Qué adjetivos le sugieren el poder judicial, los bancos y los políticos en la actualidad?

R: El poder judicial diría que falta de independencia. Los bancos me sugieren especulación y a los políticos no les hago caso. Los políticos son una clase muy endogámica, muy cerrada sobre sí misma y los valores que se practican para llegar hasta ahí no son los que más me gustan, por lo que no les hago caso.

P: ¿Los nuevos partidos?

R: Más de lo mismo. Ciudadanos es un partido dentro del sistema que se nutre de lo que dicen los demás y me parece que está incurriendo en ciertas contradicciones. Yo creo que el voto de Ciudadanos viene mucho del PP, pero no lo sé. Podemos me pareció en su día más auténtico. Ahora veo que ya está metido dentro del sistema y que dice cosas para que se le escuche o para que la gente se lo crea. No se ha desinflado. Pero cuando tú eres menos auténtico y la situación económica y social es menos dramática lógicamente hay tendencia a estar menos en la actualidad.

“Aún no me he reconciliado con el sistema, yo seguiré peleando”

P: Imagino que hace unos años fundó Sociedad Civil y Democracia porque pensaba que esto podía tener arreglo… ¿lo sigue pensando?

R: Sí, pero luego vi que el sistema reacciona de una manera tan determinada y que te somete a castigos tan brutales que decidí dejarlo. Puede ser que esto tenga arreglo, o puede ser que no, pero desde luego que lo arreglen otros.

P: ¿Ha logrado reconciliarse ya con el “sistema”?

R: No, yo siempre estaré ahí peleando.

P: ¿Cuál es su secreto para seguir en “la brecha”?

R: Lo más difícil de la vida es ser coherente. Ser coherente contigo mismo y no rendirte.

About María Matos

Estudiante de 4º de Periodismo

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.