“Muchos refugiados sirios son de un nivel adquisitivo medio-alto”

Española de origen sirio, Layla Jandali es la responsable del área social de la Asociación de Ayuda al Pueblo Sirio (AAPS). En entrevista con cuv3 cuenta su experiencia.

Pregunta: ¿Cuál es la función que realiza exactamente?

Respuesta: Mis funciones se encuadran dentro de la asistencia que ofrecemos desde la AAPS a los refugiados sirios. Nuestro objetivo es ofrecerles una asistencia lo más integral posible y para ello ofrecemos un servicio legal (que es el que realiza mi compañera) y un servicio más orientado al tema de recursos y a la integración. Mi función principal es tratar con los refugiados para valorar las necesidades que presentan en temas concretos como vivienda, formación, necesidades lingüísticas y temas de homologación de título.

“Mi trabajo me permite valorar lo afortunados que somos y lo fútil en ocasiones de la vida”

P: ¿Por qué decide colaborar con la Asociación de Ayuda al Pueblo Sirio?

R: Bueno, mi decisión de colaborar con la AAPS viene de lejos. Yo soy española de origen sirio (mis padres son sirios) y cuando empezó la represión en Siria nos llegaban imágenes, fundamentalmente a través de Facebook, de lo que estaba ocurriendo en el país. Fue entonces cuando sentí y decidí que tenía que hacer algo al respecto, nos enteramos yo y mis hermanos de que un grupo de  sirios y de origen sirio se estaban manifestando en contra de lo que estaba teniendo lugar en esos momentos en Siria. Esos fueron nuestros comienzos.

 P: ¿Con qué tipo de personas trabaja? ¿Qué necesidades tienen?

 R: Las personas que acuden a la asociación son refugiados sirios. Muchos de ellos disfrutaban en Siria de un nivel adquisitivo medio-alto y tras el conflicto se vieron obligados en la mayoría de los casos a abandonar todo (su trabajo o negocios, sus casas, la universidad, parte de sus familiares etc.) y empezar de cero en otro país. Generalmente cuando acuden a nosotros es porque ya han agotado los recursos disponibles. Cuando acude un refugiado a España suele ser acogido en un Centro de Acogida al Refugiado donde tienen las necesidades básicas cubiertas: alimentación, un sitio donde residir, clases de español, cursos de formación. Sin embargo la estancia en estos centros no es suficiente para que adquieran las competencias necesarias para poder desenvolverse en muchas ocasiones por sí solos. Muchos de ellos no han alcanzado un nivel lingüístico adecuado, o no han conseguido homologar su título, o no han podido realizar ningún curso formativo por falta de recursos. Estas personas son las más vulnerables porque a ello se suma el hecho de que las ayudas para costear el alquiler se agotan y quedan en situación de calle.

“Llegado un momento estas personas están siendo empujadas a la indigencia”

P: A nivel personal, ¿qué le aporta?

R: La verdad que siempre me ha interesado el trabajo con personas, especialmente de aquellas en situación de vulnerabilidad. Para mí es un trabajo muy gratificante, que me permite valorar diariamente lo afortunados que somos y lo fútil en ocasiones de la vida. Hoy estamos aquí y mañana no sabemos. El trabajar con los refugiados sirios me ha permitido conocer personas increíbles con mucha fuerza interior, mucha fortaleza, aguante y muchas ganas de superación y dar lo mejor de sí mismos.

P: ¿Cuál es la situación real de los refugiados sirios?

R: Consideramos que la situación real de los refugiados Sirios en España es difícil,  ya que llegado un momento estas personas están siendo empujadas a la indigencia. La mayoría de ellos cuando han agotado las ayudas y no han encontrado un trabajo se ven incapaces de hacer frente a los alquileres y empiezan acumulando deudas que por supuesto les afecta también emocionalmente y psicológicamente.

P: ¿Qué historia personal es la que más le ha impactado?

R: Pues la verdad son muchas las historias, quizás la siguiente por ser una de las más recientes que nos ha llegado. Es una mujer española que se casó con un sirio y ha estado viviendo en Siria durante 28 años, donde tuvo a su hija que ahora tiene 31 años. Su marido falleció en Siria en el conflicto y ellas volvieron a España. Actualmente se encuentran en una situación real de exclusión social, la madre no puede costearse si quiera el abono transporte y la hija ha encontrado un trabajo temporal de 1 mes. Ya han sido desalojadas de varios pisos, y en el que están actualmente tendrán que abandonarlo en diciembre.

About Ana Saboixeda

Estudiante de 4º de Periodismo

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.