Urreiztieta: “Hemos ganado todas las querellas por nuestras informaciones de corrupción”

La corrupción es uno de los peores males que acecha a España. Según el CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas), en octubre de 2015 la corrupción y el fraude era el segundo problema más importante de los españoles, con un 39,4%.

La pasada semana, el periodista Esteban Urreiztieta visitó las aulas de Villanueva C.U. Los alumnos pudieron entablar un coloquio con uno de los reporteros que más casos de corrupción ha destapado en España. Su trayectoria como profesional en el diario El Mundo y ahora en El Español le ha aportado gran cantidad de anécdotas y conocimientos sobre la clase política española, sus vicios y defectos.

Los estudiantes pudieron escuchar de primera mano historias tan interesantes como la existencia de grupos de Whatsapp entre políticos y periodistas, para cada mañana debatir qué se va a contar en una tertulia televisiva y cómo se va a afrontar. O que tras las investigaciones del caso sobre Unión Mallorquina, su líder María Antonia Munar acudiera a casa del periodista Pedro J. Ramírez a decirle: “Me podéis investigar que no vais a encontrar nada y, si encontráis algo, eso de la corrupción en Mallorca no está mal visto”.

Tras esta charla, cuv3 pudo entrevistarle y profundizar sobre su opinión en este terreno.

Pregunta: ¿Cree que los ciudadanos valorarán los casos de corrupción política el próximo 20 de diciembre o darán más importancia a otras consideraciones?

Respuesta: Yo creo que sí, sobre todo al Partido Popular le va a penalizar mucho los casos de corrupción, pero no lo que debería. Un partido político en que la justicia ha acreditado que se ha financiado ilegalmente, que tenía una caja B, que sus principales líderes cobraban sobresueldos y cuya sede ha sido registrada por la policía, lo razonable sería que sus dirigentes estuvieran inhabilitados para volver a presentarse y la penalización electoral tendría que ser altísima. Pero yo me temo que no será así.

“Lo razonable sería que los dirigentes del PP estuvieran inhabilitados para volver a presentarse”

P: ¿Cuánto tiempo dedicó a su investigación sobre Unión Mallorquina y su presidenta María Antonia Munar?

R: Estuvimos dedicados a los casos de corrupción de Unión Mallorquina unos ocho años, es decir, dos legislaturas. Una primera en la que destapamos los principales casos de corrupción, y una segunda en que, a pesar de que la sociedad mallorquina conoció las prácticas de sus líderes, reforzó en las urnas a Munar. En los siguientes cuatro años continuamos con las investigaciones de los grandes casos de corrupción. Cristalizaron judicialmente y se produjo la dimisión de María Antonia Munar como presidenta del Parlamento Balear y comenzaron a ingresar en prisión sus principales lugartenientes, hasta que el partido acabó disolviéndose por tales prácticas corruptas. Es el primer partido político en desaparecer en España porque toda su cúpula ha acabado imputada o en la cárcel. 

P: ¿Es más complejo investigar la corrupción política en relación a otros tipos de delitos?

R: Tiene la complicación añadida de que los políticos manejan los resortes del sistema. Para una banda de narcotraficantes es más complicado influir en el Fiscal General del Estado, en el director de la Agencia Tributaria o en la policía. Los políticos, sobre todo si gobiernan, tienen acceso a los jueces que les investigan o sus responsables, a los fiscales que les inspeccionan y a los inspectores de Hacienda que husmean sus cuentas. Esa es la principal diferencia. 

P: ¿Ha recibido presiones de cargos públicos para detener una investigación?

R: En forma de querellas y de demandas que suele ser el mecanismo de presión más habitual. Siempre se intenta atentar contra la credibilidad del periodista y demostrar que lo que han publicado no es cierto o directamente es falso. Y, sin embargo, todas las batallas judiciales que hemos tenido por nuestras informaciones las hemos ganado. Y han sido muchas. 

P: ¿Sus intensas investigaciones sobre casos de corrupción le han acarreado inconvenientes o perjuicios profesionales?

R: No. He tenido la suerte de que siempre en los medios que he trabajado han respaldado las informaciones y las investigaciones. El otro frente, que es el judicial, siempre lo hemos solventado con mayor o menor fortuna.

P: ¿En el libro “La Intocable” sobre la infanta Cristina, al escribirlo con Eduardo Inda, siguieron sus normas y criterios habituales, o por alguna razón se distanciaron de aquéllas?

R: Decidimos informar sobre la infanta Cristina y Uñaki Urdangarín como si fueran cualquier otro ciudadano. Escribimos el libro con absoluta libertad e independencia, no hay ningún dato que supiéramos y que no se incluyese en las informaciones. Tampoco recibimos ninguna presión en sentido contrario. Encajaron, supongo que con mucho malestar, el contenido del libro. Pero nunca nos llamaron para presionarnos, ni directa ni indirectamente.

P: ¿Cree que la corrupción es el mayor mal de la España actual?

R: Sí, uno de los principales sin lugar a dudas.

P: ¿Por qué abandonó El Mundo?

R: Porque me propuso Pedro J. Ramírez incorporarme a su nuevo proyecto y me pareció atractivo. Pero El Mundo ha sido y sigue siendo el mejor medio que hay en España para ejercer el periodismo de investigación. Es un proyecto periodístico espectacular.

(Visited 273 time, 1 visit today)

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.