Españoles en Bruselas: “Sí, tenemos miedo”

Inés San Félix tiene 21 años, es madrileña y lleva tres meses de Erasmus en Bruselas estudiando ADE en la universidad de Ku Leuven. Sobrevive como mejor puede a unos cuantos días de tensión desde su residencia, situada en una de las calles principales de la capital. “Desde que dijeron que se elevaba la alerta al nivel 4 solo salimos de la residencia para cosas imprescindibles como hacer la compra”, explica. “El día de más bajón fue cuando nos dijeron que la alerta iba a seguir elevada y que se mantendría hasta el lunes 30 de noviembre”, asegura.

Nadie podía imaginarse lo que hace unas semanas era una realidad. El atentado de París no solo ha cambiado la situación de Francia, sino la mentalidad de toda Europa. Ya está el terrorismo en Bruselas. Desde el sábado la capital belga se encuentra en alerta 4, máxima posibilidad de atentado terrorista. La capital belga ha llenado sus calles de militares armados que patrullan cada esquina de la ciudad, recorren el metro y las calles por las que hasta hace unos días se paseaban grupos de turistas haciendo fotos.

cuv3 ha hablado con algunos españoles que se encuentran en Bruselas

El metro, los colegios y las universidades se mantuvieron cerrados hasta este miércoles por orden del gobierno para garantizar la seguridad de la población. En un comunicado a sus estudiantes, el rector de la universidad de Ku Leuven pedía a los alumnos que procuraran evitar los eventos con grandes aglomeraciones y pedía a todos que estuvieran alerta. “Queremos recordaros que seáis cautelosos y que permanezcáis alerta ante personas o situaciones sospechosas”, dictaba el comunicado. Pero Bruselas no solo es la cabeza de la política europea, sino que además es una ciudad donde muchos extranjeros tienen su lugar de residencia actualmente. Entre ellos muchos españoles. cuv3 ha hablado con algunos y nos han contado cómo están viviendo ellos este momento.

Una psicosis

“En la residencia nos pasamos el día hablando del tema. Sí, tenemos miedo. Pero, sobre todo, hablamos de la incertidumbre de no saber si va a pasar algo”, explica Inés. Además, a todos ellos les ha llamado la atención el crecimiento de la presencia de los militares en toda la ciudad, en contraste con la poca gente que pasea por las calles de Bruselas.

“Es una psicosis, unas amigas mías volvían el otro día a la residencia por una calle poco iluminada. Un hombre tapado entero les dijo ‘stop, don’t move’ y sacó una pistola. En ese momento las dos salieron corriendo. Nosotros pensamos que sería un policía. Pero ahora ya no lo sabes. Sospechas de todo”, cuenta la madrileña. Por ahora, ella ha decidido volverse a Madrid unos días para alejarse de todo lo que está pasando.

[Por qué Bruselas se ha convertido en la cuna del yihadismo europeo]

Los eventos se cancelan

Lovaina es una ciudad que se encuentra a 30 minutos de Bruselas. Álvaro Bejerano es de Talavera de la Reina y tiene 26 años, está trabajando actualmente en una empresa de eventos en la capital y otras zonas cercanas. Desde que la situación en la ciudad ha empeorado, trata de evitar el centro, pero su profesión no siempre se lo permite.

“Se han suspendido varios eventos, los del fin de semana en Bruselas decidieron no hacerlos. Pero algo que me ha llamado la atención es que ahora además de los equipos de seguridad también hay militares. Por la capital sí es frecuente verlos en algunos edificios, pero nunca en eventos.”, comenta este manchego. Sus visitas al centro han disminuido desde que subió la alerta a nivel 4 como él mismo afirma: “Si lo puedo evitar no voy”.

“El problema es que no sabes qué va a pasar”

“El problema es que no sabes qué va a pasar. El miedo que a mí me da es que yo trabajo en eventos multitudinarios y en pequeños conciertos y es tan fácil entrar en un sitio como en otro”, asegura Álvaro. Lovaina es una ciudad tranquila, residencial y con muchos estudiantes por la cercanía de la universidad. “Aunque por mi zona la gente no habla de ello yo sí que veo muchos más refuerzos, por ejemplo, la Grand Place está llena de policía y en conciertos veo camiones para desplegar masas”, comenta.

Sigue lloviendo en Bruselas

De Lovaina, al centro de Bruselas de nuevo. Carlos Torres, otro madrileño estudiante de ADE, lo que más siente es “respeto” hacia esta situación. “El día a día es extraño, no es rutinario. No hay mucha gente por la calle y ya no sé si es por lo que ocurre o por el mal tiempo. Pero siguen los soldados en las calles y las tiendas cerradas”, asegura.

Temperaturas bajas y lluvia. Así amanece estos días en la capital de Bélgica. El sonido de las sirenas de policías ya no extrañan a la gente por la calle. Pero sin embargo, sí, tienen miedo.

About Cristina Pita da Veiga

Estudiante 4º de Periodismo en Villanueva CU

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.