Las exclusivas informativas, el alma del Periodismo

Publicar una exclusiva informativa es el objetivo de cualquier periodista. Para poder conseguirla, es necesario tener buenos contactos, estar informado sobre cualquier tema y, sobre todo, tener ganas de trabajar y de rebuscar en temas y documentos en los que mucha gente nunca se fija. No muchos son capaces de sacar a la luz exclusivas, pero hacerlo supone ganar credibilidad, una característica muy valorada en el mundo de la información.

La mayoría de la gente piensa que para conseguir una exclusiva uno tiene que tener cierta edad y reconocimiento, además de estar trabajando para un gran medio de comunicación. Javier Fumero, director de El Confidencial Digital, no está de acuerdo con estas afirmaciones, y asegura que la única manera de conseguir una exclusiva es “llamando, llamando y llamando”. Además, el hecho de ser una gran empresa no garantiza obligatoriamente la consecución de una exclusiva, y pone como ejemplo a seguir a su propio medio de comunicación, que publica todas sus noticias de forma exclusiva.

“Cuando empezamos a copiarnos unos a otros, el Periodismo pierde su sentido lógico”

Tomás Ocaña es uno de los periodistas de investigación españoles que más reconocimiento internacional tiene. Bajo su punto de vista, las exclusivas son necesarias para el Periodismo ya que aportan información diferente, y asegura que “las exclusivas nos dan algo que no nos ofrecen el resto de noticias, y ése es el verdadero valor de nuestra profesión”.

Cambio de formato

El problema al que se enfrentan las exclusivas hoy en día es el cambio de formato. La llegada de las nuevas tecnologías no ha beneficiado para nada al género, sino que ha provocado todo lo contrario. Muchos medios, sobre todo en las plataformas digitales, utilizan la palabra “exclusiva” para referirse a informaciones erróneas o no contrastadas, provocando que el término pierda valor y se convierta en una noticia corriente que no aporta nada diferente.

El tratamiento de las fuentes es otro de los factores que ha cambiado tras la entrada de los medios digitales. Un buen periodista debe tener al menos tres fuentes contrastadas antes de publicar una noticia, y cada vez son menos los periodistas que cumplen esta regla. Agustín Marco, periodista de El Confidencial, asegura que las fuentes tienen que respetarse en todo momento. “Una fuente siempre aportan un punto de vista diferente aunque al principio no te des cuenta”, comenta el especialista en exclusivas económicas, que además asegura que sin exclusivas el Periodismo no sería lo que es hoy en día.

“Para un periodista una exclusiva es como marcar un gol por la escuadra”

El valor

El simple hecho de publicar una buena exclusiva otorga cierto punto de credibilidad a un periodista. En el mundo de las noticias, cuanto mayor reconocimiento tengas en esta materia, mejor consideración tendrás, lo que provoca que sean muchos los periodistas que traten de buscar cualquier tema que les permita obtener una información exclusiva.

Para el periodista Mark Wieting, publicar una exclusiva informativa significa “culminar un trabajo bien hecho”, y declara que para conseguirla y redactarla hace falta “mucho tiempo y dedicación, pero eso es lo bonito de nuestro oficio“.

Conseguir publicar una información propia y única puede convertirse en una bomba de relojería para los periodistas si no actúan conforme a las reglas. Saltarse el más mínimo paso durante su redacción o manipular la más mínima palabra sin el consentimiento de las fuentes puede derivar en la pérdida de credibilidad periodística, es decir, que si la información no es perfecta la carrera de su autor puede verse en peligro, con lo cual, lo más recomendable es, según declara Tomás Ocaña” poder defender letra a letra todo lo que has escrito para que nadie ponga nunca en duda tus informaciones”.

(Visited 176 time, 1 visit today)

About Pablo Díaz Prado

Periodista en prácticas. Amante del deporte y de las buenas historias.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.