El agricultor que desenterró un mastodonte

Hace tres millones de años, un mastodonte paseaba por las lagunas y pantanos que hoy se conocen como el yacimiento de Las Higueruelas, en la localidad de Campo de Calatrava (Ciudad Real). Hoy, este primo de los mamuts y antepasado de los elefantes modernos es el “fósil estrella” del Museo Provincial de Ciudad Real, siendo la pieza histórica que más visitas recibe, pese a que el nombre y apellidos de su descubridor no figuran en las placas explicativas.

Casimiro Plaza era un agricultor manchego y padre de cinco hijos que dedicaba su vida a la labranza del campo en su finca ciudadrealeña de Las Higueruelas. Para entonces, Casimiro no podría imaginar que en 1935 se convertiría en protagonista de la paleontología española cuando la punta de su azada no dio con la tierra del huerto, sino con los huesos petrificados de un anancus avernesis, o lo que es lo mismo, un mastodonte.

El anancus avernesis, o mastodonte, es primo de los mamuts y antepasado de los elefantes modernos

Convencido de lo que se encontraba ante él era algo importante, llevó los restos del animal ante Fidel Fuidio, un profesor de colegio de Ciudad Real que se comprometió a seguir con las excavaciones del recién encontrado yacimiento. Desgraciadamente, la Guerra Civil truncó estos primeros avances cuando en 1936 se encarceló y fusiló al maestro de escuela.

Colmillos de 3,5 metros

Tras este paréntesis provocado por la guerra, el hijo del descubridor de los huesos, Santiago Plaza Coello decidió que era hora de sacar a la luz toda la riqueza prehistórica de Las Higueruelas. Con la ayuda de varios expertos en la materia (entre ellos el paleontólogo Emiliano Aguirre, que estudió los yacimientos de Atapuerca), comenzó las excavaciones del lugar, que duraron desde 1984 hasta 1991.

Los ciudadrealeños tendrían que esperar hasta el año 2005 para contemplar en su museo a los animales que poblaron su provincia hace tres millones de años, entre ellos al célebre mastodonte de tres metros de altura y con colmillos de casi tres metros y medio de longitud, cuyos restos fueron donados por la familia Plaza al museo.

Mil ciento dieciocho fósiles

Gracias a la investigación científica, se ha podido saber que el yacimiento de Las Higueruelas, situado en pleno paraje manchego, fue una zona de lagunas y lluvias torrenciales en la época del Plioceno. Un lugar húmedo donde los animales acudían a beber y donde los depredadores cazaban, una situación que hizo que 1.118 fósiles de animales se acumulasen a lo largo de los años en el lodo.

Se han desenterrado restos de gacelas, hienas y del rinoceronte más antiguo de Europa

Y aunque la estrella indiscutible del yacimiento es el mamut que preside el museo provincial, no es el único animal cuyos restos se han conseguido rescatar. De hecho, son unas cincuenta las especies prehistóricas que se han catalogado en en esta antigua huerta entre mamíferos, aves, reptiles, anfibios e invertebrados.

Caballos, hienas, gacelas, tortugas e incluso los restos del rinoceronte más antiguo de Europa fueron desenterrados de la finca de Casimiro Salcedo. Muchos de estos animales comparten estancia junto al mastodonte de Las Higueruelas en las salas del Museo Provincial de Ciudad Real, donde también se puede apreciar una recreación a tamaño real de esta fauna prehistórica.

(Visited 1.240 time, 1 visit today)

About Pablo Gómez Salcedo

Estudiante de 4º de Periodismo en Centro Universitario Villanueva. Me apasiona el cine, las series y la música.

1 comments

Muy interesante. Una el yacimiento de Las Higueruelas se encuentra en la localidad de Alcolea de Calatrava. Campo de Calatrava no es un municipio sino una zona o comarca ciudarrealeña que en tiempos perteneció a la Orden de Calatrava, por lo que numerosos pueblos de la zona llevan el apellido “de Calatrava” después de su denominacion: Torralba de Calatrava, Carrión de Calatrava, Bolaños de Calatrava, Pozuelo de Calatrava, etc.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.