De fotografiar a Goya a seguir una campaña electoral

Gorka Lejarcegi se tumba sobre las escaleras de la Basílica San Francisco el Grande mientras fotografía una pintura donde aparece Goya escondido. Lleva varios días recorriendo las calles de Madrid para hacer fotografías que aparecerán en un especial de El País. Hoy hace un año de esa foto y el ambiente es muy diferente, la fotografía periodística no es la misma.

Este fotógrafo vasco lleva 25 años trabajando para una de las publicaciones más importantes de nuestro país. En reportajes, ruedas de prensa o entrevistas, Gorka Lejarcegi ha sido los ojos del periódico durante muchos años.

El noviembre pasado Lejarcegi estaba realizando una galería de fotos sobre el rastro de Francisco de Goya en Madrid. Con su mochila al hombro, recorrió todas las esquinas de la capital fotografiando los cuadros del pintor español para dar a conocer en el periódico la inauguración de una exposición de sus cuadros en el Museo del Prado. Ahora todo es diferente, a un mes vista de las elecciones el ritmo es frenético para los políticos, y para los fotoperiodistas no iba a ser distinto.

La fotografía de las elecciones

Gorka Lejarcegi ha cambiado la calle por las ruedas de prensa. “Un año electoral hace que la cantidad de trabajo se incremente de manera notable, más cuando se trata de un año como este: elecciones al Parlamento de Andalucía en marzo, autonómicas y municipales en mayo, las catalanas en septiembre y faltan todavía las generales”, asegura el fotógrafo.

“Rajoy ha pasado de una pantalla de pasma a fotografiarse tomando cañas”

Cuando los fotógrafos acuden a una cobertura, las imágenes se envían directamente desde el acto que se está cubriendo, algo que no ocurre durante los reportajes ya que las imágenes deben ser editadas con anterioridad. Esta velocidad a la hora de mandar fotografías ya lleva un tiempo instaurada entre los profesionales por el ritmo de los medios de comunicación a la hora publicar en Internet. “En época electoral los políticos están más presentes que antes, pero lo relevante es hacerles fotos en sitios que no son habituales para ellos”, explica Lejarcegi. “Un ejemplo claro es el propio Mariano Rajoy, que ha pasado de comparecer en una pantalla de plasma a dejarse fotografiar tomando cañas”

“Cuando llega la campaña, uno puede no salir del bucle de los actos políticos hasta las elecciones”

Hace un año, Gorka Lejarcegi también tenía una lista de trabajos por hacer, pero quizá no es lo mismo observar a un fotoperiodista midiendo la luz de una estatua al final del día, que un profesional rodeado de otros en una sala. Aunque los fotógrafos acaban un poco “cansados” de seguir a los políticos, siguen teniendo la misma autonomía a la hora de trabajar, “otra cosa es la libertad de fotografiar en actos políticos, ahí sí te limitan, por la cantidad de fotógrafos, o por los ángulos a la hora de colocarte para sacar la fotografía”.

Una carrera por conseguir la foto

“Cuando llega la campaña, uno puede entrar en el bucle de actos políticos y no abandonarlo hasta el día de las votaciones”, comenta el fotógrafo. Esto se debe a que todos los candidatos mantienen un programa en el que tienen que acudir a actos electorales por la mañana, uno mayor por la tarde y el mitin político después. Los continuos cambios en los horarios obligan a los fotógrafos a acudir a todos los eventos, nunca se sabe dónde puede aparecer la mejor imagen.

Pero esto no acaba aquí, además deben acudir a entrevistas, debates, reportajes de seguimiento… Mientras tanto, Goya ya está muy lejos. Para fotografiar una placa con su nombre, Gorka Lejarcegi estuvo paseando, doce meses atrás, de acera en acera para encontrar el ángulo perfecto. Izquierda, derecha, un paso hacia delante, otro para atrás. Finalmente se fijó en el reflejo del letrero en un coche, enfocó la cámara y sacó la foto. Solo y tranquilo. Un ambiente poco frecuente cuando se trata de buscar el otro ángulo de los políticos.

About Cristina Pita da Veiga

Estudiante 4º de Periodismo en Villanueva CU

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.