Antonio Salas: “La cámara oculta debe ser parte de ti, como un marcapasos”

Antonio Salas, periodista encubierto, debe proteger su identidad bajo un pseudónimo. No se sabe dónde vive, cómo es y ni siquiera puedes acceder a él por correo. Pero en cuv3, gracias a un intermediario, hemos conseguido que responda a unas preguntas sobre el uso de la cámara oculta, cuyo uso fue declarado ilegítimo en 2012, hecho que causó mucha controversia en el mundo del periodismo. Salas, usuario habitual de esta herramienta periodística, ha realizado reportajes sobre skins, Ángeles del Infierno, proxenetas o terrorismo internacional, donde se juega la vida.

“Sería absurdo no tener miedo cuando sabes que este tipo de reportajes tienen consecuencias”

Pregunta: ¿Alguna vez ha sido descubierto haciendo cámara oculta?

Respuesta: Solo una vez. Durante la infiltración en los grupos antisistema. Estuve grabando en Gerona, Madrid, Barcelona, y en Santiago de Compostela, mientras estaba con un grupo anarquista que había preparado ya “el material” para las cargas en una manifestación, de repente nos rodeo la policía y al cachearnos a todos a mí me pillaron la cámara. Afortunadamente un amigo policía me había dado la contraseña que usaban sus agentes encubiertos en ese operativo y los policías me llevaron aparte para cachearme pensando que era uno de ellos. Pero los anarquistas ya habían visto la cámara y esa parte del reportaje se jodió en ese momento.

P: ¿Cuándo crees que se puede justificar el uso de la cámara oculta, y cuándo crees que no?

R: La cámara oculta es la herramienta del periodismo encubierto por antonomasia. Si Nellie Bly o Hunter Thompson hubiesen tenido una oculta, sin duda la habrían utilizado. Como han hecho Günter Wallraff, Donal Macyntire, etc. Creo que cuando el objeto de tu reportaje es la denuncia social su uso está más que justificado. Pero cuando se trata de reportajes de prensa rosa, o del corazón, su uso no es ético, sino una invasión de la intimidad.

¿Cómo prepararse?

P: ¿Se debe de tener una preparación previa o una serie de características para hacer cámara oculta? ¿Qué le recomendarías a un periodista que quiere realizar una cámara oculta en su investigación?

R: Nosotros no la teníamos. Cuando en 2001 Telecinco nos contrató a tres periodistas kamikazes para montar el Equipo de Investigación ninguno habíamos trabajado jamás con ocultas. Aprendimos sobre la marcha. A través del método ensayo-error. Con la perspectiva de estos años yo creo que lo importante es practicar. Acostumbrarte a ella. Cuando estás sobre el terreno, rodeado de Ángeles del Infierno, neonazis o proxenetas, siempre tienes la sensación de que te la han visto, de que lo saben… así que tienes que conseguir que forme parte de ti, como un marcapasos y que tus nervios no te delaten. De todas formas, desde 2012 no puede usarse en periodismo en España, así que hasta que cambie la Ley no se puede utilizar salvo que tengas una legión de abogados para defenderte.

P: ¿Es el miedo compañero de un periodista con cámara oculta siempre?

R: No solo con oculta. En todo el periodismo de investigación, y especialmente en el encubierto. Porque si tu trabajo va a implicar detenciones, juicios, escándalos… sabes que el objetivo intentará tomar represalias, desacreditarte, incluso agredirte. Y sería absurdo no tener miedo cuando sabes que este tipo de reportajes tienen consecuencias. Y el miedo no solo te acompaña durante la realización de la investigación, sino que se multiplica cuando el libro (o reportaje) sale a la luz. Porque entonces es cuando ellos saben que han tenido un infiltrado y llegan los insultos, las amenazas y el odio. Siempre es igual.

Legislación

P: ¿Crees que en algún juicio se deberían de admitir como legales las escuchas ilegales (si hay algún caso concreto en el que se debería de admitir y no ser tan tajante como actualmente es la ley)?

R: No soy abogado, así que no puedo opinar sobre leyes. En mi caso mis libros si han sido utilizados como prueba en juicios y en investigaciones policiales, pero antes de 2012, claro.

P: ¿Cuál es tu opinión sobre cómo se debería de legislar el tema de las cámaras ocultas?

R: Te seré sincero, yo intuyo que no fue una coincidencia que el Tribunal Constitucional, cuyo presidente tenía el carnet del PP, sentenciase contra la cámara oculta en un año en que nos apabullaban los escándalos sobre corrupción política en España. Porque la cámara oculta es irrefutable. No es el soplo de un confidente, ni unas anotaciones en un cuaderno de contabilidad B, ni siquiera una grabación telefónica. La cámara oculta contextualiza, muestra lo que dice el objetivo y cómo, cuándo y dónde lo dice. Es incontestable. Por eso creo que su uso periodístico debería ser absolutamente libre, especialmente cuando se trata de reportajes de interés social.

About Juan Carlos Baena San Román

Estudiante de 4° de Periodismo en el Centro Universitario Villanueva

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.