Jiménez Losantos: “Espero que Rivera sea el próximo presidente”

Hijo de artesano zapatero y maestra de escuela. De espíritu liberal y alma libre, es un periodista de raza que se la juega a una postura. Ha tocado todos los palos del oficio. En la actualidad dirige “Es la mañana de Federico” en esRadio. De verbo peliagudo y talante directo, su solo nombre le identifica en la España plural. Sus apellidos le confirman como martillo de mediocres. Es Federico Jiménez Losantos.

“Salvo algún técnico, que no habla, aquí no tenemos ni socialistas ni ‘podemitas’”

Punzante y respondón. El periodista tiene palabras para todos. Cansado de complacer a los demás, abandonó los medios convencionales. Emprendió para darse un ‘capricho’: defender su propia libertad. Lo hizo fundando un grupo de comunicación. Unos ideales que comparte su plantilla. Jiménez Losantos admite que la selección de sus trabajadores ha ido siempre en la misma dirección: “Aquí salvo algún técnico que no habla no hay socialistas ni ‘podemitas’. El que quiera venir a trabajar este medio, ya sabe que esto es un proyecto liberal”.

Adiós COPE, adiós

Cientos de polémicas pesan sobre el periodista y empresario, pero nada que recuerde mejor que su salida de la Cadena COPE. Jiménez Losantos reconoce que su cese se debió a presiones del Gobierno, del Rey y de Mariano Rajoy: “El Rey ‘montó un número’ delante de Esperanza Aguirre. Yo me había metido con la corrupción del Rey y todo eso influyó. Los diarios se hicieron eco de aquello- sobre todo El País”-. Además admite arrepentido: “Me tenía que haber ido un año antes de la COPE. Aguanté el último año no sé muy bien por qué”.

Vivió una época difícil en la que tuvo que lidiar con muchos problemas. “La situación era insostenible”, reconoce. La crisis que padecía la cadena COPE no era de audiencia. “Yo me voy con un millón setecientos mil oyentes en la mañana, ahora creo que está en 900 y gastando más de lo que gastaban antes”, resalta el periodista. La crisis del medio se debía, según Jiménez Losantos, a la cooperación de un medio muy crítico con dos elementos: el nacionalismo catalán y el Partido Popular de Mariano Rajoy.

Pluralidad, ¿por qué?

“Yo cuando como manzanas no como peras, como manzanas”. Con esta frase coloquial el periodista da su opinión acerca de la pluralidad informativa. No titubea al afirmar que la información no tiene que ser plural, y asegura que, en España, los medios de comunicación enmascaran la corrupción ideológica bajo “una falsa diversidad”. La pluralidad está en la sociedad, la audiencia es quien decide qué programa escuchar”, defiende. Para resolver este ‘problema’ plantea una solución: que cada medio defienda sus ideales con arreglo a su ideología y no finjan. “Cada medio tiene que ser libre como el parlamentario. Cada parlamentario representa la nación, según su ideología. Esa historia de que tiene que haber pluralidad…pluralidad ¿por qué?, se cuestiona.

Las tertulias políticas actuales le recuerdan a un corral de comedia, una ficción dirigida por unos cuantos. “En España se llevan las tertulias gallinero, que son una chapuza. Colocan a un ‘podemita’, un fascista, un comunista revenido, dos democristianos y tres vegetarianos del PP. Eso no es una tertulia, es un gallinero”, sentencia.

Querido Mariano

Ingenioso en su palabras y creativo en sus dicterios. Nada le une ya al que un día fuera su ‘amigo’: Mariano Rajoy. “Yo tuve en una etapa buenísima relación con Mariano Rajoy, cuando Mariano Rajoy era del PP”, confiesa entre risas. Tacha al presidente de miserable y desagradecido por olvidar- entre otras cosas- el buen trato que él y Pedro J. Ramírez tuvieron hacia su persona. En 2008 Mariano Rajoy pierde las elecciones y a partir de ese momento, según el periodista, el presidente deja de ser del Partido Popular. “Mariano Rajoy es un traidor, pero bueno todos los políticos suelen serlo”, afirma.

Por primera vez en España se habla de la ruptura del bipartidismo. Se muestra crítico con la política del gobierno actual: “Lamento tener un presidente que ha tenido la ocasión de hacer todas las reformas que España necesitaba, y no ha hecho nada en cuatro años- excepto seguir la política de Zapatero con la ETA, con el separatismo catalán y templar gaitas con el dinero”.

(Con información de Bárbara Cid Rivero)

About Carlos Cañil Velasco

Estudiante de 4º de Periodismo

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.