¿Por qué hay diferencias de talla en las etiquetas de ropa?

¿Alguna vez ha llegado a una tienda y al probarse unos pantalones de su talla no le valían? Probablemente, esto no se debe ni a que haya engordado, ni a que el pantalón haya encogido. El fenómeno de la diferencia de tallas de ropa entre las marcas de moda ha provocado en los últimos años que un número creciente de mujeres, a pesar de presentar una figura saludable, no encuentren la talla que están buscando.

“Desde el punto de vista de la psiquiatría, intentamos realizar una petición hace varios años para que no hubiera tantas variaciones de unas marcas a otras”, explica Ángela Soler, psiquiatra especialista en infancia y adolescencia.  Y es que no se trata sólo de una polémica y una lucha de los consumidores contras las marcas, sino que el tema de las tallas se ha convertido en un condicionante y una causa directa de la insatisfacción de la mujer con su cuerpo. “Se ha notado un cambio en los últimos años con respecto a la imagen que la mujer tiene de sí misma, ahora no quiere alcanzar un peso, sino que quiere entrar en una 34”, añade la doctora Soler.

Descubre las medidas reales

Cualquier persona puede comprobar si sus prendas se ajustan a la medida que dictan las marcas en sus tablas de medidas. “Se supone que de una talla a otra los contornos varían en cuatro centímetros, dos delante y dos detrás, y si hay diferencias en una misma talla, significa que la marca ha utilizado unas medidas diferentes para hacer sus colecciones”, añade Clara Callizo, profesora en la Escuela de Patronaje en Fuenllana. Unos pantalones de la colección otoño/invierno 2014/15 de la talla 38 en Zara se ajustan perfectamente al maniquí de una cadera de 86 cm, lo que es contradictorio ya que en su página web establece como medida de cadera para esta talla 98 cm.

“Se supone que de una talla a otra, los contornos varían en cuatro centímetros, dos delante y dos detrás”

Cada empresa se dirige a un público específico, y según la profesora Callizo, las marcas trabajan con modelos diferentes que representen el público al cual se quieren dirigir: “Zara trabaja con una talla intermedia diferente al resto porque le saca más beneficio que ajustándose a otro patrón o talla que utilice otra empresa, en cierto modo, se diferencia de la competencia”. Las marcas establecen su talla intermedia, que en teoría debería ser la 38 según las medidas que publicó el Ministerio de Sanidad en 2008 y a partir de ahí, escalan el resto de tallas hacia arriba y hacia abajo. 

Otro de los motivos por el que las firmas presentan una gran variedad de medidas es la diferente morfología de los cuerpos de las mujeres de los distintos países. “H&M utiliza un estilo de maniquís nórdicos más altos en comparación a los de Zara y Mango que son más bajos”, explica Clara Callizo.

La moda por lo tanto, no sólo es arte y diseño, sino que también es marketing e industria. Las marcas estudian a conciencia la sociedad a la que se dirigen y no sólo se crean hueco en el mercado, sino que también consiguen crear un hueco en la conciencia de la sociedad para normalizar pensamientos y actitudes. La moda es capaz de establecer los patrones por los que se rige la belleza del momento, y consigue establecer unas medidas que en ocasiones, no se adaptan, sino que es el cliente quien se adapta a ellas.

About Amparo González Giraldós

Estudiante de 4º de Periodismo y Moda

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.