Carlos Cuesta: “La objetividad periodística no existe”

Tras una lista muy heterogénea de posibles vocaciones, entre las cuales se encuentran desde arquitecto hasta abogado e incluso policía nacional, Carlos Cuesta decidió dedicarse al periodismo, ya que esta era la manera de cohesionar todas sus pasiones en una sola profesión, la misma que le ha llevado a tratar temas tanto económicos como políticos. “Al final acabé optando, pero no me preguntes muy bien por qué, porque fue poco menos que ya pura ruleta”, explica Cuesta.

Dentro del periodismo comenzó especializándose en temas económicos y, poco a poco, la crisis le condujo a interesarse más por la política.

Carlos Cuesta se muestra, por otra parte, poco seguro de que se pueda alcanzar la objetividad periodística.”A mí me parece una osadía tremenda. Hay gente que asegura: ‘yo soy objetivo’. No, tú no eres objetivo igual que yo no lo seré nunca”. Cuesta afirma que en ningún aspecto de la vida una persona puede ser realmente objetivo.

Cree que se puede ser sincero acerca del propio punto de vista pero en ningún caso se puede ser 100% objetivo dado que los periodistas informan desde la propia perspectiva y no hay un punto desde el que ver todos los detalles libres de opinión.

Por tanto, afirma que él informa desde su forma de ver la vida y trata de exponer los argumentos que a su parecer tienen más peso, pero con la intención de que cada persona los juzgue y los valore desde su propia perspectiva.

 “Hay gente que asegura: ‘yo soy objetivo’. No, tú no eres objetivo igual que yo no lo seré nunca”

La línea editorial de su programa, “La Marimorena”, según el mismo afirma, se basa en “la defensa de la constitución y del imperio de la ley por encima de todo”, debido a la situación que según él existe en España. Donde parece ignorarse este principio tan básico, como la unidad de España, debido a lo que él denomina como los “populismos”. Esta línea editorial también busca, según él, proporcionar tertulias de calidad a la audiencia con la intención de que ésta se sienta cómoda y pueda elegir cuales son las opiniones que quieren escuchar.

Carlos Cuesta asegura que la ideología no es determinante a la hora de acceder a un puesto de trabajo en 13 TV pero confiesa que “sobreentiendo que ellos se sentirán más cómodos trabajando en una o en otra cadena si encima coincide su ideología”.

“La Marimorena”

Es curioso que el nombre de su tertulia, “La Marimorena“, lejos de evocar la objetividad y la asertividad que buscan las demás tertulias, se sirve de la expresión misma que se refiere a las “grescas”, como lo denomina Carlos Cuesta, para explicar que ellos no organizan follones en sus tertulias políticas. Además asegura que ellos mismos tratan de escuchar las voces de todas las ideologías, comentando que llevan gente tanto del PP, como de Ciudadanos, del PSOE, de IU, o de Podemos y los nacionalistas.

Con todo, evoca la igualdad entre los tertulianos de su programa y la amistad o camaradería surgida de una relación de “un montón de programas” y por tanto que fuera del plató esas rivalidades no transcienden siendo igual de amigos tanto los tertulianos socialistas como los del partido popular, siendo esta marimorena o gresca mero espectáculo televisivo y no rivalidad real.

(Visited 544 time, 1 visit today)

About Belén Lázaro

Estudiante de 4º Periodismo en Centro Universitario Villanueva

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.